Ucrania y el gas ruso marcarán la agenda de la visita de Putin a Austria

La crisis en Ucrania, el gasoducto South Stream y la discriminación de los homosexuales marcarán la visita que el presidente ruso, Vladimir Putin, hace mañana a Austria, un país que insiste en mantener abierto el diálogo con Moscú.

Putin se reunirá en Viena con la máximas autoridades austríacas, entre las que se cuentan tanto su presidente, Heinz Fischer, como el jefe del Gobierno, el socialdemócrata Werner Faymann.

Fischer ha adelantado que quiere tratar con Putin "todas las cuestiones abiertas", entre ellas la evolución, y las posibles soluciones, a la crisis en Ucrania.

Según el presidente austríaco, los conflictos sólo pueden solucionarse con el diálogo, por lo que se ha mostrado interesado en conocer de primera mano la posición rusa en la crisis de Ucrania, informa hoy la radiotelevisión austríaca ORF.

Una disposición a escuchar que no significa, según Fischer, que Austria deje de condenar y considerar ilegal la anexión de la península ucrania de Crimea por parte de Rusia.

A la reunión con Putin asistirán también los ministros austríacos de Exteriores, Sebastian Kurz, y de Economía, Reinhold Mitterlehner.

La agenda económica estará previsiblemente marcada por la construcción del gasoducto South Stream y por el interés de la empresa rusa Gazprom de que se firme ya mañana el contrato de ejecución de este proyecto que, de ejecutarse, tendría que transportar gas ruso hasta Austria en el año 2017.

La apretada agenda de Putin incluye una reunión con el canciller Faymann, en la que se tratará también la crisis ucraniana.

Una portavoz del jefe del Gobierno ha asegurado a la agencia APA que el diálogo es esencial para rebajar la tensión y que Austria, como país neutral, "puede asumir la función de constructor de puentes" entre las dos partes.

Se espera que la cuestión de Ucrania salga a relucir también en la entrevista que el presidente ruso tendrá con Didier Burkhalter, jefe de Estado de Suiza y presidente de turno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que está jugando un papel muy activo en la crisis de Ucrania.

La visita de Putin será contestada en la calle con una marcha de protesta contra las políticas discriminatorias contra los homosexuales que aplica Moscú.

La plataforma "To Russia With Love Austria" ha convocado una marcha bajo el lema "Por los derechos humanos, el amor y la tolerancia".

Lea más: El corte de gas ruso hacia Ucrania presiona de nuevo a una UE dependiente>>>