La OSCE pide cese de los combates al visitar a refugiados ucranianos en Rusia

El secretario general de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE), Lamberto Zannier, pidió hoy el cese de los combates en el este de Ucrania al visitar a los refugiados de ese país desplazados en Rusia.

"Sé lo que ocurre en (las regiones ucranianas de) Donetsk y Lugansk. Es una locura que hay que detener. La mejor de las variantes es cesar las acciones militares, entablar negociaciones y celebrar elecciones", dijo Zannier a los medios locales.

Zannier visitó a los civiles ucranianos que cruzaron la frontera para huir de las zonas de combate en el este de su país y han sido acogidos en los edificios habilitados en la región rusa de Rostov (sur).

"Ha surgido una oportunidad de cambiar la situación para mejor. En estos momentos ha comenzado un proceso político (...) y podemos pasar a la fase de las negociaciones. Hay que renunciar a las acciones militares en las calles", subrayó.

El diplomático llamó a los insurgentes prorrusos a deponer las armas e iniciar un diálogo con las autoridades de Kiev, y ofreció la mediación de la OSCE en ambos procesos.

"Instamos a deponer las armas y comenzar unas negociaciones de paz donde se hablará, principalmente, de descentralización y elecciones municipales. Quiero acabar con la agresividad y la crueldad, y haré todo lo posible para frenar el conflicto, pero para ello ambas partes deben deponer las armas", insistió.

Zannier propuso una mesa redonda en la que tomarían parte las autoridades ucranianas y los insurgentes con la mediación de los dos primeros presidentes de la historia de Ucrania, Leonid Kravchuk y Leonid Kuchma.

Además, aseguró que está al tanto de la situación en las regiones rebeldes del este de Ucrania gracias a los informes que recibe de los observadores de la organización que, según aseguró, permanecerán sobre el terreno pese a los combates.

En cuanto a la solución del problema de los refugiados desplazados dentro de Ucrania y también en Polonia y Rusia, propuso la implicación de la ONU.

También aludió a los planes del nuevo presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, momento en el que Zannier fue interrumpido por las quejas de los refugiados, que denuncian que sus casas han sido destruidas por las fuerzas gubernamentales.

"No necesitamos Europa", gritaron algunos, en alusión al acercamiento a la Unión Europea para la firma de un Acuerdo de Asociación.

Además, Zannier exigió la inmediata liberación de todos los observadores de la misión de la OSCE retenidos por los insurgentes prorrusos.

Lea más: Refugiados ucranianos en la región rusa de Rostov >>