Rusia espera que nuevo emisario de la OSCE logre un alto el fuego en Ucrania

Rusia aseguró hoy que espera que la nueva emisaria de la OSCE para Ucrania, Heidi Tagliavini, logre un alto el fuego en el este de ese país y contribuya al inicio del diálogo entre ambos bandos enfrentados.

"Esperamos que Tagliavini trabaje activamente en el cumplimiento de los puntos claves de la hoja de ruta (de la OSCE), especialmente a la hora de lograr un acuerdo sólido para el inmediato cese de la violencia", informó la Cancillería rusa en un comunicado.

Moscú también confía en que la diplomática suiza contribuya "a crear las condiciones para el inicio de un auténtico diálogo con la participación de todas las fuerzas políticas y regiones del país".

La nota oficial recuerda que Rusia siempre ha apoyado el cumplimiento de la hoja de ruta presentada en su momento al presidente ruso, Vladímir Putin, quien ha demandado insistentemente el cese de la violencia.

"Precisamente, en apoyo de los esfuerzos de la OSCE para la aplicación de la hoja de ruta, el embajador ruso en Ucrania, Mijaíl Zurábov, toma parte en diversas consultas en Kiev", señaló.

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, que tomó posesión de su cargo el sábado, aseguró ayer tras reunirse en Kiev con Tagliviani: "Debemos declarar un alto el fuego esta misma semana".

"Cada día que muere gente, cada día que Ucrania paga tan alto precio, es inaceptable para mí", subrayó.

Para ello, aseguró que, "primero, hay que restablecer el funcionamiento de las fronteras de Ucrania para garantizar la seguridad de cada ciudadano de Ucrania que vive en el Donbass, independientemente de sus simpatías políticas".

En respuesta, los separatistas de las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk manifestaron hoy que no se creen las promesas del nuevo presidente y que son las fuerzas gubernamentales las que deben declarar un alto el fuego, ya que ellos únicamente se defienden.

Poroshenko anunció nada más ser investido un plan de paz para el arreglo del conflicto en el este del país, aunque descartó cualquier clase de negociación con los insurgentes prorrusos.

"Se trata de dialogar con ciudadanos pacíficos. No vamos a hablar con los bandidos", agregó, en alusión a los dirigentes separatistas de Donetsk y Lugansk, que proclamaron el pasado 12 de mayo su independencia tras sendos referendos separatistas.

Al respecto, anunció una amplia amnistía para aquellos milicianos que no hayan cometido delitos de sangre y propuso crear "un corredor para los mercenarios rusos que quieran regresar a sus casas".

Putin saludó el plan de paz de Poroshenko, pero exigió que ponga fin de inmediato a la ofensiva contra los bastiones prorrusos.

Lea más: Liberan a dos reporteros rusos detenidos en Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.