Tras negociar sin resultados, Moldavia y Transnistria pactan una nueva ronda

Representantes de Moldavia y de la región separatista de Transnistria concluyeron hoy en Viena sin resultados concretos su segunda ronda de negociaciones este año, aunque acordaron reunirse de nuevo en las próximas semanas.

Las partes mantuvieron "discusiones constructivas", explicó ante la prensa el diplomático serbio Radojko Bogojevic, representante especial para este conflicto de la presidencia de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Bajo el formato conocido como 5+2, formado por Transnistria, Moldavia, Rusia, Ucrania, la OSCE, EEUU y la Unión Europea (UE), las partes hablaron sobre asuntos prácticos que mejoren las vidas de las personas de ambos lados del río Dniéster, que los separa.

"Por la actualmente difícil situación política y de seguridad en la región, mantener estas conversaciones con una participación tan diversa envía una señal positiva sobre el potencial de reducción de tensiones en Europa del Este", destacó el embajador serbio.

"Es confortante que todos los miembros del 5+2 fueron constructivos y mostraron su voluntad de seguir trabajando juntos, lo que es una buena señal", concluyó Bogojevic, actual embajador de su país en Polonia.

En el centro de los debates estaban asuntos como la libertad de movimiento de los ciudadanos de ambos lados del río, la educación y otros relacionados con la agricultura y el transporte.

Las dos partes estuvieron años sin hablar de forma directa, hasta una primera ronda de contactos celebrada en febrero pasado en Viena.

Ante el conflicto en la vecina Ucrania y el deseo de Transnistria de acercarse a Rusia, las negociaciones han cobrado nuevo ímpetu.

Las partes acordaron hoy reunirse de nuevo, a nivel de expertos, en Múnich (Alemania) el 10 y 11 de junio y celebrar una tercera ronda de negociaciones en Viena el 17 y 18 de julio próximos.

Desde el final de la guerra civil de 1992-93, que costó la vida a centenares de personas, Moldavia aboga por la unión de los dos territorios separados por el Dniéster, a lo que siempre se niegan los separatistas transnistrios.

En esa pequeña franja enclavada entre Ucrania y Moldavia, viven un estimado medio millón de personas, aproximadamente un tercio rusos, un tercio ucranianos y un tercio moldavos.

Lea más: “Lo mejor para Moldavia y Transdniéster es un divorcio civilizado”>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.