Los prorrusos dicen controlar 150 kilómetros de la frontera ruso-ucraniana

Los insurgentes prorrusos aseguran que controlan entre 150 y 200 kilómetros de la frontera entre Ucrania y Rusia después de que los guardafronteras ucranianos abandonaran en las últimas 48 horas al menos cuatro pasos fronterizos en la rebelde región de Lugansk.

"El Ejército Sureste (brazo armado de los insurgentes en la región) controla a día de hoy 150-200 kilómetros de la frontera con Rusia. No dejaremos que nos cerquen", dijo el primer ministro de la autoproclamada república popular de Lugansk, Vasili Nikitin, en una entrevista publicada hoy en el diario ruso "Komsomólskaya Pravda".

El Servicio de Guardafronteras de Ucrania (SGU) ha perdido el control sobre varios pasos fronterizos, vigilados ahora por los milicianos, como se puede ver en sendas imágenes emitidas en las últimas horas por los canales de televisión rusos.

"Podemos defendernos durante mucho tiempo. Estamos preparando refugios subterráneos y los aprovisionamos con agua", recalcó Nikitin.

Las autoridades ucranianas cerraron ayer tres puntos fronterizos en Lugansk, escenario esta semana de los combates más cruentos entre fuerzas gubernamentales y rebeldes prorrusos, y evacuaron además al personas de otros cinco pasos debido a las continuas escaramuzas con los insurgentes.

Los servicios fronterizos han pedido al Gobierno que movilice a las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional y la policía para el control de la frontera, por donde Kiev sospecha que entran mercenarios rusos para combatir contra las fuerzas gubernamentales.

Por otro lado, las autoridades de Kiev informaron de un combate en el paso fronterizo "Marínovka", en la vecina región de Donetsk, en el que las fuerzas ucranianas habrían repelido un ataque procedente tanto desde la vecina Rusia como de los milicianos.

Según Kiev, un blindado, cuatro camiones Kamaz armados con metralletas de gran calibre y varios microbuses y utilitarios, todos procedentes de Rusia, atacaron el puesto con apoyo de un centenar de rebeldes prorrusos desde el lado ucraniano.

Un caza enviado por el ejercito ucraniano bombardeó las posiciones de los rebeldes y logró inclinar el combate a favor de los guardafronteras.

Tras casi dos meses desde el comienzo de las operaciones militares para recuperar el control de las regiones rebeldes, las fuerzas gubernamentales ucranianas no han logrado vencer la resistencia de los prorrusos.

Lea más: Obama pide a Putin que aproveche oportunidad de reconducir la crisis Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.