Kiev repliega la unidad de la guardia fronteriza asaltada por los prorrusos

Las autoridades ucranianas informaron hoy del repliegue del puesto fronterizo situado en la ciudad de Lugansk y hostigado desde hace tres días por los insurgentes prorrusos que quieren abrir la frontera con la vecina Rusia.

"Debido a reiterados ataques de numerosos grupos de guerrilleros bien armados (...), la comandancia y el puesto de la guardia fronteriza de Lugansk han sido trasladados a lugares más seguros para garantizar la vigilancia de la frontera estatal", señala un comunicado del Servicio de Guardafronteras de Ucrania (SGU).

Los milicianos de la llamada república popular de Lugansk, que se ha declarado independiente de Ucrania, desmintieron al SGU y aseguraron haber tomado hoy el control de la unidad.

Los insurgentes lanzaron su primer ataque sobre el puesto fronterizo el pasado lunes, en el que ha sido hasta ahora una de los combates más largos en la lucha armada que enfrenta desde hace más de un mes a los rebeldes y las fuerzas ucranianas en las regiones prorrusas de Lugansk y Donetsk.

Según las últimas informaciones, cerca de diez asaltantes murieron y ocho guardias fronterizos resultaron heridos, cuatro de ellos de gravedad, en los combates que se prolongaron durante más de 18 horas sin éxito para los milicianos.

Los dirigentes de la república popular de Lugansk han reconocido que su intención es liberar la frontera con la Federación Rusa, en la que querrían integrarse.

Esta mañana, los milicianos también tomaron una base de la Guardia Nacional de Ucrania en la ciudad de Lugansk tras varias horas de intenso intercambio de disparos entre las partes, como reconoció el propio cuerpo armado ucraniano.

Los combates que en las últimas 24 horas se han registrado por todo el norte de las rebeldes regiones de Donetsk y Lugansk han causado más de 300 milicianos prorrusos muertos y otros 500 heridos, aseguró hoy el portavoz de la operación antiterrorista lanzada por Kiev contra los insurgentes, Vladislav Selezniov.

"Esa cifra es exagerada y supera en decenas de veces a nuestras bajas reales. La parte ucraniana ha sufrido más bajas que nosotros", reaccionó el primer ministro de la autoproclamada república popular de Donetsk, Alexandr Borodai.

Tras casi dos meses desde el comienzo de las operaciones militares para recuperar el control de las regiones rebeldes, las fuerzas gubernamentales no han logrado vencer la resistencia de los prorrusos.

Babái: “me gustaría crear Kazakia, el Estado de los cosacos”>>>