Los prorrusos dicen haber derribado dos helicópteros ucranianos en Slaviansk

Los milicianos rebeldes han derribado hoy dos helicópteros de las fuerzas ucranianas en las afueras de Slaviansk, según varios testigos citados por medios rusos que se encuentran sobre el terreno.

"Hemos derribado un helicóptero del ejército ucraniano. En este momento hay acciones militares en el pueblo de Mandríchino (en las afueras de Slaviansk) y se han incendiado varias viviendas de civiles", informaron los rebeldes a Interfax.

El primer helicóptero "sobrevolaba las casas, se oyeron disparos, empezó a salir humo (de la aeronave) y precipitó al suelo. Ahora sigue ardiendo en tierra. No podemos acercarnos porque los disparos vienen de todas partes", apuntó un testigo.

El segundo helicóptero habría caído en Andréyevka, un barrio de la periferia de Slaviansk, señalaron varios testigos a la agencia rusa "Rusia Hoy".

De momento no hay confirmación de los derribos por parte de las fuerzas ucranianas ni se sabe nada sobre el estado de los pilotos.

Varias personas habrían resultado heridas en enfrentamientos armados que según los milicianos tienen lugar en las inmediaciones de la estación del ferrocarril en Slaviansk y en la localidad de Semionovka, próxima a la ciudad.

Por otro lado, la agencia ucraniana Unian informó de la "suspensión de la fase activa de la operación antiterrorista en Slaviansk y Kramatorsk".

Al mismo tiempo, los dirigentes de la operación antiterrorista lanzada en los dos bastiones de la rebelión prorrusa contra Kiev anunciaron su disposición a crear un corredor humanitario para facilitar la salida de la población civil de Slaviansk.

En esa situación, las partes deben acordar la creación de un corredor para los refugiados. La dirección de la operación antiterrorista (como denomina el Gobierno de Kiev a la ofensiva militar) está dispuesta a actuar para la evacuación de los civiles pacíficos de Slaviansk", dijo Vladislav Selezniov, portavoz ucraniano.

Selezniov denunció que "los dirigentes ilegítimos de Slaviansk" han anunciado planes de sacar hoy mismo a cerca de 200 niños de la ciudad sin consultar con las fuerzas ucranianas, que asedian desde hace varias semanas ese bastión de la rebelión prorrusa en el sureste de Ucrania.

"En este caso hay peligro para la vida de los niños, porque hay riesgo de provocaciones por parte de los terroristas. Tantos niños en una columna de vehículos pueden ser objetivo de un atentado terrorista", advirtió Selezniov.

Por otro lado, el portavoz de Kiev desmintió que las fuerzas ucranianas hayan atacado la ciudad con fuego de aviación y lanzaderas de misiles Grad, como denunciaron esta mañana los milicianos