Autoridades abjasas negociarán con la oposición tras toma de la Presidencia

Las autoridades y la oposición de la región separatista georgiana de Abjasia decidieron hoy entablar negociaciones tras la toma del edificio de la Presidencia por parte de activistas opositores al líder de la república, Alexandr Ankvab.

"Hemos acordado abrir negociaciones. La decisión fue adoptada con mediación rusa. El encuentro se celebrará en breve", dijo el secretario del Consejo de Seguridad de Abjasia, Nugzar Ashuba, a la agencia rusa Interfax.

El asesor del Kremlin, Vladislav Surkov, y el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Rashid Nurgalíev, viajaron anoche a Sujumi, capital abjasa, para reunirse con Ankvab y mediar en su conflicto con la oposición.

Después de que miles de opositores rodearan el martes el edificio de la Presidencia, Ankvab aceptó negociar con sus líderes, tras lo que convino en destituir al Gobierno en pleno y al fiscal general, principales demandas de los manifestantes.

No obstante, al término de las conversaciones estos irrumpieron en la Administración presidencial, lo que obligó al presidente abjaso a abandonar sus dependencias.

Los opositores critican a Ankvab por sus tendencias autoritarias, critican la corrupción y el malgasto de la asistencia financiera rusa, que supone más de la mitad del presupuesto de la república bañada por el mar Negro.

Entre otras cosas, los opositores exigen la instauración de una régimen parlamentario en Abjasia y el reforzamiento de la cooperación con Rusia.

Abjasia y la también separatista Osetia del Sur vieron reconocida su independencia por parte de Rusia tras la cruenta guerra ruso-georgiana por el control de la segunda de esas dos regiones en agosto de 2008.

Rusia, Venezuela, Nicaragua y el pequeño Estado insular de Nauru son los únicos países que reconocen la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, en cuyos territorios Moscú ha instalado bases militares.