Al menos diez civiles heridos por fuego de artillería en Slaviansk

Una decena de civiles resultaron heridos hoy por esquirlas de proyectiles de artillería disparados contra el centro de Slaviansk, en un ataque a zonas residenciales del que se culparon mutuamente el Ejército ucraniano y las milicias prorrusas.

Uno de los proyectiles cayó sobre un colegio y destrozó la azotea del edificio, como se puede ver en fotografías publicadas en las redes sociales, mientras los alumnos se habían refugiado en el sótano, según varios testimonios recogidos por periodistas sobre el terreno.

"Los terroristas continúan con sus provocaciones. Ya disparan descaradamente con morteros sobre las zonas residenciales, colegios, para que los vecinos crean que son las fuerzas ucranianas", se quejó al diario digital "Ukraínskaya Pravda" el jefe de prensa de la "operación antiterrorista" lanzada por Kiev, Vladislav Selezniov.

Aseguró que "las fuerzas ucranianas no disparan contra las zonas residenciales, las zonas infantiles ni los colegios".

El corresponsal de la radiotelevisión estatal rusa, Serguéi Arsénichev, aseguró que su equipo fue testigo del ataque con fuego de morteros al centro de la ciudad e informó de que entre los nueve heridos trasladados al hospital "hay un niño de cuatro años".

"Cuando nos dirigíamos a la zona del ataque, un proyectil cayó al lado de nuestro coche. Por suerte, nadie del equipo ha resultado herido", dijo el periodista ruso, que precisó que a unos 20 metros del colegio atacado hay una guardería.

Los combates entre las fuerzas ucranianas y los rebeldes prorrusos también han vuelto a la ciudad de Donetsk, en cuyo centro se escucharon hoy disparos de artillería antiaérea.

Fuentes de la autoproclamada república popular de Donetsk confirmaron los disparos en las inmediaciones de la sede regional del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, en sus siglas en ucraniano), uno de los edificios oficiales tomados por los insurgentes hace dos meses.

Aseguraron también que los insurgentes han derribado un avión no pilotado de las fuerzas de Kiev y retomado el aeropuerto de Donetsk, que fue hace dos días escenario de combates con al menos medio centenar de muertos entre los rebeldes.

Varios hospitales y colegios permanecen cerrados en los distritos centrales de Donetsk, al tiempo que las morgues de la ciudad ya no pueden acoger cadáveres, en su mayoría de insurgentes prorrusos, como se puede apreciar en las fotos publicadas en las redes sociales.

El alcalde de Donetsk, Alexander Lukianchenko, cifró ayer en 40 los muertos de los combates, entre ellos al menos cuatro civiles.

Los rebeldes prorrusos, por su parte, informaron de al menos cien muertos, o incluso 200 según algunos insurgentes, en los enfrentamientos armados de este lunes.