China y Rusia aún no han acordado precio en el acuerdo gasístico, dice Pekín

 

El Gobierno chino señaló hoy que confía en que el esperado acuerdo de exportación de gas natural ruso al país asiático entre Gazprom y CNPC se firme durante la inminente visita a Shanghái del presidente de Rusia, Vládimir Putin, aunque reconoció que el precio aún se debate entre las partes.

"Las principales diferencias entre ambos lados residen en el precio", señaló hoy el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Cheng Guoping, en una rueda de prensa para informar del viaje de Putin y otros líderes que la semana que viene asisten en Shanghái a una cumbre de seguridad asiática.

Cheng destacó que Xi y Putin ya llegaron a un acuerdo inicial en cooperación en el sector gasístico en la reunión que mantuvieron el pasado febrero en Sochi (Rusia), y que ambos países "intentarán hacer el mayor esfuerzo posible" para que el acuerdo se firme la semana que viene.

Putin y Xi se reunirán en sesiones paralelas a la cumbre multilateral y firmarán varios acuerdos, además de un comunicado conjunto "muy sustancial" en el que ambas partes mostrarán su apoyo a sus diferentes sendas de desarrollo y su voluntad de mejorar la cooperación en cuestiones internacionales, destacó el viceministro chino.

Los analistas consideran que el acuerdo entre Gazprom y CNPC (la mayor petrolera de China) forma parte del giro estratégico que Moscú está dando hacia socios comerciales y diplomáticos no occidentales, debido a las sanciones que Europa y EEUU han impuesto contra Rusia a raíz del conflicto ucraniano.

Gazprom señaló recientemente, durante las negociaciones con CNPC, que Asia es para Rusia "un nuevo y gran mercado de suministro de gas en desarrollo", especialmente en el caso de China, potencia sedienta de materias primas y energía para alimentar su desarrollo económico que además busca alternativas al inestable mercado de Oriente Medio.

Según el plan inicial, Rusia suministrará gas siberiano a China a través del gasoducto oriental "La Fuerza de Siberia", es decir, la misma ruta geográfica por la que Moscú ya exporta petróleo al noreste chino, principal centro de refinado de derivados del crudo.

Pekín rechazó el plan anterior de importar gas a través de la región nororiental de Xinjiang, ya que, en ese caso, Gazprom le exigía precios más altos, similares a los que cobra a sus socios europeos.