La ONU reconoce la dificultad de realizar elecciones en Ucrania si persiste la violencia

La celebración de elecciones en Ucrania, previstas para el próximo día 25, será difícil si se mantienen en el este del país los niveles de violencia que se han alcanzado en las últimos días, reconoció hoy el portavoz de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

"Si la situación continúa siendo la misma de los últimos días en ciertas ciudades, donde ha habido varios incidentes muy violentos, con edificios importantes incendiados y gente asesinada en las calles, obviamente es muy difícil que se celebren elecciones", dijo el portavoz de Pillay, Rupert Colville.

La instancia de derechos humanos de la ONU tiene una misión de 34 observadores en Ucrania, que registran y documentan las violaciones de los derechos humanos por las fuerzas gubernamentales y los grupos prorrusos rebeldes.

Los resultados de esas indagaciones serán divulgados el próximo día 15.

En otro pasaje de su declaración, la alta comisionada pidió al Gobierno ucraniano que se asegure de que las operaciones militares y policiales en las regiones del este y sureste del país se efectúan evitando un uso desproporcionado de la fuerza.

"Es muy importante que las propias autoridades demuestren un respeto absoluto del estado de derecho y protejan escrupulosamente los derechos humanos de todos, incluida la población rusohablante", señaló el portavoz de Pillay en una rueda de prensa.

A los grupos opositores armados les pidió "parar sus acciones ilegales", concretamente "entregar las armas, detener a las personas que han detenido de forma arbitraria y desocupar los edificios públicos" que han tomado por la fuerza.

Asimismo, la ONU reclamó a las autoridades que se realice una investigación "rápida, transparente y completa" sobre los eventos en las regiones de Odessa y Donestk que llevaron a la muerte de decenas de personas en los últimos días.

Particularmente, pidió que se esclarezcan las circunstancias del incendio deliberado del edificio de un sindicato en la ciudad de Odessa el pasado viernes, un incidente en el que se cree murieron cuarenta personas.

La organización enfatizó que únicamente el diálogo entre las partes en conflicto, bajo la dirección de sus respectivos líderes, puede detener la "retórica del odio" que se ha apoderado de Ucrania y la espiral de violencia "antes que se salga totalmente de control".