Yatseniuk culpa a la policía de la muerte de 46 personas en sucesos en Odesa

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, responsabilizó hoy a la policía de la muerte de 46 personas el viernes en Odesa durante los enfrentamientos violentos y el posterior incendio en la Casa de los Sindicatos de la ciudad.

"Si los órganos de seguridad funcionaran, entonces esos terroristas deberían haber sido neutralizados", dijo Yatseniuk, citado por los medios locales.

Yatseniuk hizo estas declaraciones durante la reunión que mantuvo en Odessa con un grupo de activistas para conocer su opinión sobre los enfrentamientos violentos que estallaron el viernes y desembocaron en la tragedia que ha consternado a la ciudad bañada por el mar Negro.

Kiev acusa a la policía local de incapacidad para mantener el orden público e inacción a la hora de impedir el viernes los choques entre los manifestantes proucranianos y las prorrusos partidarios de la federalización del país.

Yatseniuk adelantó que un grupo especial de la Fiscalía General se encargará de investigar las circunstancias de la tragedia para "encontrar a todos los cabecillas y organizadores" de los disturbios.

Decenas de miles de habitantes de Odessa acudieron hoy a las iglesias para honrar a los muertos, mientras los transeúntes depositan ramos de flores frente a la siniestrada Casa de los Sindicatos.

Ucrania declaró el sábado y hoy días de luto nacional por la tragedia de Odessa, en la que la mayoría de los muertos en el incendio eran prorrusos que habían tomado el edificio para escabullirse de la policía.

Los prorrusos acusan al bando contrario de incendiar el edificio al lanzar cócteles molotov y otros artefactos explosivos caseros, mientras la policía asegura que los primeros también lanzaron objetos y dispararon desde la Casa de los Sindicatos contra la multitud.

Según informa hoy la agencia UNIAN, grupos prorrusos radicales han publicado en las redes sociales las direcciones de algunos activistas proucranianos y han prometido vengarse por la muerte de sus partidarios.

Rusia ha exigido una investigación exhaustiva sobre el incidente, que tachó de "bárbaro asesinato", y ha advertido que, de lo contrario, se dirigirá a los tribunales internacionales.