Rusia, Ucrania y la UE abordan en Varsovia el futuro energético de la región

El comisario europeo de Energía, Guenther Oettinger, y los ministros de Energía de Rusia y Ucrania, Alexander Novak y Yuriy Prodan, abordan hoy en Varsovia el suministro de gas ruso a Ucrania y a la UE, así como el problema de la deuda de Ucrania con Rusia por el gas importado.

Sobre la mesa estarán las exigencias del monopolio ruso Gazprom, que en abril subió en más del 58 % la deuda de Ucrania por el gas natural importado de Rusia, hasta cerca de 3.500 millones de dólares.

Un impago de esa deuda podría llevar a la empresa rusa a reducir el suministro a Ucrania, lo que acarrearía su colapso económico.

Esa situación también afectaría a parte a la UE, ya que Gazprom proporcionó alrededor del 30 % del gas natural que Europa consumió en 2013, casi 163.000 millones de metros cúbicos que en su mayoría llegaron a través del gasoducto de Ucrania.

Las exportaciones de Gazprom pueden evitar en parte el territorio ucraniano si se aumenta su flujo a través del gasoducto Nord Stream, que une Rusia con Alemania bajo el Báltico, por donde podrían circular 55.000 millones de metros cúbicos anuales, y del de Yamal, que circula por Bielorrusia y puede transportar 30.000 millones.

La futura construcción de un gasoducto hacia Europa a través del Mar Negro, el llamado South Stream, capaz de trasladar más de 60.000 millones de metros cúbicos, podrá acabar con la necesidad del tránsito de combustible a través de Ucrania, y asegurar que la UE recibe gas ruso sin depender de las relaciones Kiev-Moscú.

A finales de 2013 Rusia y Ucrania acordaron rebajar el precio de gas hasta los 268,5 dólares por 1.000 metros cúbicos.

Sin embargo el pasado abril Gazprom suspendió esa rebaja, oficialmente a causa de la deuda acumulada por Ucrania, con lo que el precio de gas para el país vecino aumentó de 268,5 a 385,5 dólares por 1.000 metros cúbicos.

También en abril, el monopolio ruso elevó la tarifa hasta los 485 dólares, tras eliminar otro descuento que se había acordado en 2010 a cambio de prorrogar la permanencia de la Flota rusa del mar Negro en Sebastopol, en Crimea, recientemente anexionada a Rusia.

Ucrania tiene la tasa más alta de gas entre todos los clientes de Gazprom, 485,5 dólares por 1.000 metros cúbicos desde abril de este año, muy por encima del precio medio de 370 dólares en la UE, según medios polacos.

Todo esto elevó la deuda de Ucrania a finales de abril a 3.500 millones de dólares, una cantidad que aumentará hasta los 4.900 millones antes de que concluya mayo.

Moscú asegura que los descuentos sobre el gas concedidos a Kiev en los últimos cuatro años suman 35.400 millones de dólares.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, aprovechará la presencia del comisario europeo para defender su proyecto de unión energética, que busca reducir la dependencia del combustible ruso y asegurar el suministro en toda Europa bajo las mejores condiciones posibles.