Las fuerzas ucranianas comenzaron operación para retomar Slaviansk

Las fuerzas armadas ucranianas han comenzado esta madrugada una operación militar en la ciudad de Slaviansk, en el sureste del país, para retomar el control de manos de los separatistas prorrusos, informan medios rusos y ucranianos.

Según las agencias rusas, los milicianos prorrusos han abatido dos helicópteros y un piloto ha muerto, mientras que otro ha sido capturado, de acuerdo al autoproclamado alcalde de la ciudad, Viacheslav Ponomariov.

El líder de las llamadas "fuerzas de autodefensa", Igor Strelkov, señaló que la ciudad está ahora bloqueada por las tropas ucranianas, que han empleado 20 helicópteros en la ofensiva.

"Todas las carreteras están cortadas, y desde todas las direcciones llegan blindados y soldados... Han empleado contra nosotros hasta 20 helicópteros, de combate o de transporte de tropas. El enemigo ha bloqueado la ciudad por completo, las entradas y las salidas", dijo Strelkov en el canal ruso de televisión "Rossia 24".

Otros medios señalan que en la ciudad sonó una sirena y se escucharon tiros y detonaciones.

Un portavoz de los prorrusos dijo a la agencia RIA Nóvosti que "el ataque está apuntando a varios puestos de control al mismo tiempo. Llegaron algunos blindados y vehículos militares, y desde los helicópteros desembarcaron soldados que atacaron los puestos de control".

Según Interfax, se han registrado varios heridos entre los milicianos prorrusos.

Slaviansk se ha convertido en el bastión de la sublevación prorrusa en el sureste de Ucrania contra el Gobierno de Kiev.

En esta ciudad siguen retenidos seis inspectores militares europeos y un intérprete, acusados por los separatistas de espiar para la OTAN.

El Gobierno de Kiev no ha confirmado la operación y los medios ucranianos informan de ella en base a las informaciones de medios rusos.

El Ministerio ruso de Exteriores advirtió ayer, jueves, a las autoridades de Kiev de que si lanzaba una ofensiva en el sureste de Ucrania podría haber "consecuencias catastróficas". 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.