Yanukóvich insta a Kiev a retirar al Ejército del este de Ucrania

El depuesto presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, instó hoy al Gobierno de Kiev a que retire de inmediato al Ejército y la Guardia Nacional del este de Ucrania, y abra negociaciones con los líderes de las milicias prorrusas.

"El inmediato retorno de todas las Fuerzas Armadas a su habitual lugar de emplazamiento y la inmediata retirada de las unidades de la llamada Guardia Nacional del este de Ucrania", planteó Yanukóvich en una declaración divulgada por las agencias rusas.

Ese es el primer paso que Yanukóvich propone a las autoridades de Kiev, tras lo que debería entablarse un "diálogo pacífico" con los líderes elegidos por las regiones orientales que se han sublevado contra el Gobierno central.

"Ustedes están a un paso del derramamiento de sangre. La sangre no se quita. ¡Parad! La gente se siente ultrajada. Habéis llamado a millones de personas terroristas. La gente ya no tiene otra opción que defender sus derechos", señaló Yanukóvich al dirigirse al Gobierno ucraniano.

En su cuarta declaración pública desde que fuera derrocado y se exiliara en el sur de Rusia, Yanukóvich insistió en la necesidad de que cada región tenga derecho a organizar un referéndum sobre la federalización de Ucrania y la ampliación de sus competencias.

Además, en su opinión, debería celebrarse un referéndum nacional sobre el modelo de Estado para decidir entre un sistema presidencialista y uno parlamentario, y otro plebiscito sobre reforma constitucional.

Sólo entonces será posible celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales, indicó.

"Esta es la única vía para conservar la integridad de Ucrania. Si esto no se hace nuestro país se verá condenado a la desintegración, difícilmente pacífica. Probablemente, a través de una guerra civil", advirtió.

Y llamó a los soldados y los miembros de las fuerzas de seguridad ucranianas a negarse a cumplir "órdenes criminales" y al pueblo a mostrar moderación.

Yanukóvich, que fue depuesto el pasado 22 de febrero, es oriundo de la región minera de Donetsk, epicentro desde hace dos semanas de la sublevación prorrusa contra Kiev.

El actual Gobierno provisional de Ucrania, formado tras la caída del régimen de Yanukóvich, acusa al expresidente y a varios de sus altos funcionarios de haber ordenado a las unidades especiales disparar contra los manifestantes durante las protestas en Kiev, dramáticos sucesos que se saldaron con un centenar de muertos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.