Hombre que tomó rehenes en un banco del sur de Rusia promete no usar fuerza

El hombre armado que tomó hoy varios rehenes en el banco Zapadni en la ciudad de Bélgorod, en el sur de la parte europea de Rusia, ha prometido no usar la fuerza, informaron hoy agencias locales.

El individuo, identificado como Alexander Vdovin, cliente del banco, aseguró por teléfono al canal Life News que no empleará la fuerza contra otras personas.

"Soy una persona normal. Aquí no hay ninguna violencia", afirmó el asaltante que, según los medios rusos, llegó al banco con una escopeta para exigir que le devuelvan más de 20 millones de rublos, cantidad que guardaba en la entidad en cartas de cambio.

Según los testimonios de sus amigos, Vdovin, que tiene dos hijos, se decidió a actuar así aparentemente después de que el Banco Central de Rusia retirara la licencia al banco Zapadni por proporcionar información falsa en su contabilidad.

La policía local señaló que el individuo exige un rescate de 25 millones de rublos (unos 700.000 dólares) para liberar a sus rehenes.

El barrio en el que se encuentra el edificio de la sucursal del banco Zapadni, donde se produjo el asalto, fue acordonado por agentes del orden público.

Las autoridades también han evacuado una escuela y un jardín de infancia en las inmediaciones del banco.

La ciudad de Bélgorod, de casi 400.000 habitantes, ocupó el año pasado grandes espacios en la prensa rusa después de que un hombre armado asesinara allí a sangre fría a seis personas.

Serguéi Pomazún, bautizado por los medios como "el tirador de Bélgorod", fue condenado a cadena perpetua por asesinato múltiple, posesión ilegal de armas, robo de armas con el uso de la fuerza y atentado contra la vida de agente de policía.

Aquel tiroteo ocurrió en una tienda de artículos de caza de la ciudad de Bélgorod, cuando Pomazún comenzó a disparar contra los dependientes y después prosiguió la matanza en la calle, en pleno centro de la ciudad.