Lavrov viaja a China, donde busca apoyos en relación a Ucrania

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, advirtió hoy a Kiev de que no utilice la fuerza para sofocar las protestas de los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, ya que eso "minaría" las charlas planeadas en Ginebra para finales de semana.

Lavrov hizo estas declaraciones durante una rueda de prensa que ofreció este martes en Pekín junto a su homólogo chino, Wang Yang, dos días antes de que este jueves tenga lugar la reunión a cuatro bandas (UE, EEUU, Ucrania y Rusia) en Ginebra sobre la crisis ucraniana.

"Uno no puede enviar tanques y a la vez mantener charlas; el uso de la fuerza sabotearía cualquier oportunidad ofrecida por las negociaciones a cuatro bandas de Ginebra", dijo el ministro ruso en Diaoyutai, la residencia para dignatarios extranjeros en Pekín.


El presidente interino de Ucrania, Alexadr Turchínov, anunció hoy el comienzo de una operación antiterrorista en la región de Donetsk, en el sureste del país, donde milicias prorrusas han ocupado edificios administrativos y comisarías policiales en varias ciudades.

Por otra parte, Lavrov dio la bienvenida a las señales que indican que Kiev está listo para dialogar con los separatistas del este, lo que calificó de un "paso en la dirección correcta, aunque con mucho retraso".

Junto a él, el ministro chino de Exteriores, con quien se reunió en privado antes de ofrecer la rueda de prensa, aseguró que la crisis ucraniana "debería ser resuelta a través del diálogo, en lugar de la confrontación".

Mientras dio la bienvenida a la reunión del jueves, Wang enfatizó que "la clave de su éxito radica en que se tome en consideración los intereses razonables y preocupaciones de todas las partes".  "China -dijo- no quiere que continúe la inestabilidad en Ucrania", pero señaló también que la crisis en el país "tiene complicados orígenes históricos".

Tras su encuentro con Wang, el ministro ruso mantuvo una reunión a puerta cerrada con el presidente chino, Xi Jinping, con quien departió acerca de lo que ocurre en Ucrania, según cita la agencia oficial Xinhua, si bien no da más detalles al respecto.

Xi dio la bienvenida a la visita de Estado a China de su homólogo ruso, Vladimir Putin, prevista para el próximo mayo, en la que el líder participará en una cumbre en Shanghái sobre cooperación estratégica en Asia.


"China da gran importancia a la cooperación y la coordinación con Rusia y celebra la confianza mutua y la amistad compartidas con Putin", dijo Xi, según Xinhua.

La visita de Lavrov, antesala de la de Putin, sólo está prevista para hoy y se espera que el ministro abandone la potencia asiática a última hora del martes o mañana, miércoles.

De momento, China se ha mostrado ambigua en sus declaraciones oficiales sobre la crisis en Ucrania, ya que por una parte es reacia a cualquier movimiento secesionista por la existencia de grupos independentistas también en su territorio, pero por otro lado es frecuente aliado diplomático de Rusia. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.