Lavrov viajará a Pekín para confirmar el apoyo chino ante la crisis ucraniana

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, realizará una visita oficial a China el próximo 15 de abril, un viaje en el que previsiblemente buscará el apoyo de las autoridades chinas ante la situación en Ucrania y particularmente en la península de Crimea.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, confirmó hoy que Lavrov se reunirá ese día en Pekín con su homólogo de la República Popular, Wang Yi.

Según ha informado la parte rusa en varias ocasiones, ambos responsables de la diplomacia ya han hablado por teléfono sobre la situación en Ucrania y "existe una amplia coincidencia" de los enfoques de Moscú y Pekín sobre el referéndum y la posterior anexión a Rusia de la península de Crimea. 

En su defensa internacional del conflicto, Rusia consiguió que los llamados países BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- rechazaran sanciones contra Moscú y que el gigante asiático, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, se abstuviera en la resolución que apoyaba la integridad territorial de Ucrania.

China se ha mostrado ambigua en sus declaraciones oficiales sobre la crisis en Ucrania y la cuestión crimea, ya que por una parte es reacia a cualquier movimiento secesionista por la existencia de grupos independentistas también en su territorio, pero por otro lado es frecuente aliado diplomático de Rusia.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores chino reiteran que el gigante asiático "siempre respeta la soberanía e integridad territorial de todos los países", pero en el caso de Crimea arguye "una complejidad histórica y factores prácticos que deben tomarse en consideración para tratar el asunto".