España defiende impulsar interconexión energética ante crisis Rusia-Ucrania

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, defendió hoy el impulso de interconexiones energéticas entre España y el resto de la Unión Europea (UE), para satisfacer la demanda europea si se reducen las importaciones de gas ruso ante la crisis ruso-ucraniana.

"La dependencia (de países europeos del gas ruso) se vería muy disminuida si pusiésemos en marcha las interconexiones entre España y el resto de Europa, que nos permitiría traer energía del Norte de África", dijo García-Margallo a los medios durante la reunión informal de ministros de Exteriores que concluye hoy en Atenas.

El responsable español destacó que ello contribuiría, a su vez, "a un desarrollo de estos países y, por tanto, a su estabilidad política. Eso es capital para España", apostilló.

García-Margallo recordó que el plan energético mediterráneo para traer energía de países como Marruecos o Argelia, que consiste principalmente en desarrollar energías renovables -especialmente solar-, "lleva mucho tiempo en el cajón".

"Podría servir para satisfacer las necesidades de Europa, insisto, siempre que la Península Ibérica deje de ser una isla energética, es decir, que acabemos la interconexión entre España y Francia", indicó el ministro español.

Los líderes europeos han decidido estudiar cómo rebajar la dependencia europea de las importaciones de gas ruso y dar un impulso a sus planes de diversificar sus fuentes de abastecimiento energético.

Dada la tensión de las relaciones de la UE con Moscú por su intervención en Ucrania, García-Margallo señaló que esa situación "ha puesto encima de la mesa la necesidad de acelerar un plan que lleva mucho tiempo en los cajones y en cuya necesidad todos coincidimos".

Para ello, apuntó que España incluye en sus conversaciones con Francia las interconexiones energéticas y que París "se ha dado cuenta de que ese plan hay que sacarlo del cajón, hay que pasar de una vez de las musas al teatro".

Por lo que se refiere a la posibilidad de que la UE pase a aplicar una tercera ronda de sanciones contra Rusia, de naturaleza económica, García-Margallo afirmó: "en este momento estamos en una reflexión más general".

"Las sanciones se establecen a medida que se establecen las infracciones", dijo, y agregó que "depende de Rusia el que no se avance en las sanciones si no sigue escalando, y depende de Rusia que se vayan suavizando esas sanciones si adopta la actitud contraria, es decir, desescalando y restableciendo el imperio de la ley y la legalidad internacional".

En cualquier caso, defendió la necesidad de "cambiar la lógica de confrontación entre Rusia y la Unión Europea por una lógica de cooperación", siempre y cuando Moscú "esté dispuesto a cambiar su actitud y comportamiento".

"No se trata de levantar un muro de Berlín sino al contrario, de establecer una zona de libre comercio que vaya desde Cádiz a Vladivostok", concluyó. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.