Ucrania denuncia el secuestro de otros dos oficiales en Crimea

 Ucrania denunció el secuestro del comandante del batallón de infantería marina de Feodosia (Crimea), el coronel Dmitri Deliatitski, y su segundo oficial para el Personal, Rostislav Lomtev, apresados hoy después de la toma de su unidad por las fuerzas rusas.

"Tras el asalto, fueron apresados y sacados (de la base) en un helicóptero de la Federación de Rusia en dirección desconocida", escribió el portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano, Vladislav Selezniov, en su página de Facebook.

Deliatitski y Lomtev se suman a otros tres oficiales ucranianos detenidos a lo largo de este domingo, entre ellos el comandante de la base aérea de Belbek, el coronel Yuli Mamchur, y el comandante adjunto de la Armada de Ucrania para la Defensa del Litoral, el general Ígor Voronchenko.

Hasta 80 infantes de marina ucranianos fueron detenidos hoy por las autoridades crimeas tras ser tomados como prisiones en el asalto a su base en Feodosia, según Selezniov.

"Han sido detenidos y se encuentran en territorio del puerto de Feodosia. Les amenazan con abrir causas penales contra ellos" por abrir fuego contra soldados rusos, aseguró el portavoz ucraniano.

Desmintió, al mismo tiempo, que "los infantes de marina ucranianos fueran los primeros en abrir fuego", lo que habría provocado el asalto a la unidad.

El ataque a la unidad de Feodosia, una de las últimas que aún guardaban lealtad a Ucrania, empezó a primera hora de la mañana con ayuda de helicópteros y carros blindados rusos.

Fuerzas especiales de asalto rusas "descendieron desde los helicópteros", mientras que "dos blindados y dos decenas de soldados rodearon el perímetro y bloquearon el acceso rodado a la base", explicó Selezniov en su Facebook.

Poco antes del asalto, el personal de la base ucraniana manifestó a las tropas rusas su disposición a abandonar la unidad y salir de Crimea hacia la parte continental de Ucrania, pero a bordo de sus vehículos y con todo el armamento.

Los oficiales de Moscú, sin embargo, exigían a los infantes de marina que dejaran las armas y el equipamiento en la base.

Tropas rusas y efectivos de las llamadas autodefensas de Crimea se han hecho desde el sábado con el control de casi todas las unidades, navíos de guerra y bases militares que hasta entonces se resistían a cambiar de bando o abandonar sus destacamentos.

Este fin de semana, varios oficiales ucranianos denunciaron la desidia de la cúpula militar y política del país a la hora de decidir los pasos que deben seguir los soldados que no quieren rendir sus destacamentos a las tropas rusas.