EE.UU. cree que la ausencia de Rusia del G8 afectará a su economía

El Departamento de Estado estadounidense aseguró hoy que la economía rusa se resentirá por no seguir formando parte del mismo grupo con las siete economías más industrializadas (Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá e Italia).

"Rusia quiere ser parte del G8 y necesita que su economía sea parte del G8", aseguró en rueda de prensa la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf.

La portavoz respondió así a las declaraciones del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, quien hoy aseguró que la posibilidad de que Rusia deje de formar parte del G8 tras la anexión de la república autónoma de Crimea no es "un gran problema".

Harf aseguró que "Rusia puede buscar otros socios y otro lugares para que su economía crezca, pero habrá mayores consecuencias en la economía si no detienen la escalada y toman medidas para seguir siendo parte de este grupo de naciones".

La portavoz destacó que desde que Estados Unidos y la Unión Europea impusieron sanciones a funcionarios rusos y otras personalidades cercanas al presidente ruso, Vladímir Putin, el mercado de valores de Moscú y el valor del rublo han caído, contribuyendo a un mayor estancamiento de la economía rusa.

Los líderes del club de las grandes potencias mundiales del G7 se reunieron hoy en La Haya coincidiendo con la III Conferencia sobre Seguridad Nuclear.

Tras el encuentro decidieron dar por suspendida la reunión del G8 prevista para el mes de junio en Sochi (Rusia) y sustituirla por un encuentro sin la presencia de Putin en Bruselas en las mismas fechas.

Harf consideró que Rusia "trabajó duro" para formar el G8 y era de su interés que ese foro no desapareciera, pese a que existen otros como el G20 (las economías avanzadas y emergentes).

"Vamos a continuar aislando a Rusia del G8. No vemos razones para reunirnos con ellos en ese contexto dada la situación actual en Crimea", añadió.