Iglesia y universidad ucraniana piden a la UE medidas más firmes contra Rusia

Bruselas, 18 mar (EFE).- El obispo de la Iglesia greco-católica ucraniana Borys Gudziak y el vice-rector de la Universidad Católica Ucraniana, Myroslav Marynovych, pidieron hoy a la Unión Europea (UE) y a Estados Unidos que reaccionen con más firmeza para frenar la invasión de la península de Crimea por parte de Rusia.

"Cuando Estados Unidos y Europa dicen que no utilizarán la fuerza militar en ningún caso, (el presidente de Rusia, Vladimir) Putin entiende que puede hacer lo que quiera", dijo Marynovych, fundador de Amnistía Internacional en Ucrania y expreso político de la etapa soviética en el país.

Gudsiak y Marynovych se pronunciaron así en una conferencia de prensa organizada por Cáritas Europa en Bruselas, donde este lunes se reunieron con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a quien demandaron más firmeza.

"Le dijimos que los pasos (de la UE) deben ser más decisivos, que el poder blando no hará dar media vuelta a Putin, y que Europa necesita desarrollar mayor resistencia e inmunidad a la propaganda rusa que dificulta su toma de decisiones", explicó Gudziak en declaraciones a Efe.

Moscú tiene tropas en la península ucraniana de Crimea desde principios de marzo, y este lunes reconoció la independencia declarada unilateralmente por la región tras un referéndum que arrojó un respaldo del 96,7 % a la anexión con Rusia.

Putin y los líderes de Crimea y Sebastopol firmaron hoy un acuerdo bilateral por el que se acoge a Crimea y la ciudad de Sebastopol en la Federación Rusa.

EEUU y la UE, que no reconocen el referéndum, impusieron sanciones económicas a varios rusos y ucranianos considerados responsables de la crisis, pero no anunciaron medidas militares.

"No se trata de declarar la guerra, sino de establecer una línea roja", opinó Marynovych, para quien las potencias occidentales deberían amenazar a Rusia con apoyar militarmente a Ucrania en caso de que Moscú no retire las tropas de Crimea.

Asimismo, abogó porque la UE replantee su sistema de abastecimiento de gas para reducir la dependencia del suministro ruso, de forma que a la larga esta situación energética no influya en la toma de decisiones por parte de los países más dependientes, como Alemania.

Marynovych defendió que, si bien la decisión tardaría en materializarse, sería un mensaje económico "muy poderoso" con un efecto inmediato, por ejemplo, en la cotización de las empresas rusas, y por ende sobre la actitud del Ejecutivo de Putin.EFE