Guerrilla islamista anuncia muerte de su jefe y elección sucesor, Moscú no lo confirma

La guerrilla islamista chechena anunció hoy "oficialmente" la muerte de su comandante, Dokú Umárov, y la elección de su sucesor, Alí Abú-Muhammad, mientras los servicios secretos de Rusia afirmaron no disponer de información al respecto.

El llamado "mando del Emirato del Cáucaso", como se definen los islamistas, informó en una de sus páginas web, kavkazcenter.com, que Umárov, de cuya eliminación en el pasado habían informado reiteradas veces los militares rusos, se había convertido en "shajad" (mártir muerto en combate).

El comunicado precisa que "Dokku Abú Usmán (Doku Umárov) emprendió la yijad o "guerra santa" tras la entrada de tropas rusas en la rebelde Chechenia en 1994, y desde entonces solo abandonó la república una vez, para recibir tratamiento tras una herida en 2000, y en 2006 encabezó el mando de la guerrilla tras la muerte de su antecesor, Abdul-Jalim Sayduláyev.

Otro comunicado de la guerrilla da cuenta de la elección como sucesor de Umárov en el mando del "jeque" Alí Abú-Mujammad, quien en un mensaje de vídeo confirma el anuncio sobre la muerte de su antecesor, si bien no ofrece ningún detalle.

Sin embargo, un representante del Comité Nacional Antiterrorista en Moscú comunicó a la agencia oficial RIA-Nóvosti que los servicios secretos de Rusia no disponen en este momento de información sobre la aniquilación del líder de la guerrilla chechena, Dokú Umárov.

"Información sobre la presunta aniquilación de Dokú Umárov aparece periódicamente en los medios extranjeros, pero los servicios secretos de Rusia en este momento no disponen de tal información y no la comentan", dijo el representante del ente antiterrorista.

RIA-Nóvosti recordó que el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, declaró en enero pasado que Umárov debe considerarse vivo hasta que los servicios especiales no aporten datos fidedignos sobre su muerte.

El presidente de la Chechenia rusa, Ramzán Kadírov, aseguró con anterioridad de que había recibido nuevas pruebas de que Umárov había muerto hace tiempo, y que así lo confirmarían conversaciones interceptadas de los pocos guerrilleros islamistas que aún campan por los montes y bosques de la república caucásica. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.