Los crimeos votan en masa en una consulta que Rusia insiste en que es legal

Los habitantes de la república autónoma ucraniana de Crimea están votando masivamente en el referéndum de adhesión a Rusia que se celebra hoy y cuya legalidad ha subrayado el presidente ruso, Vladímir Putin, frente a la condena expresada por el Gobierno de Kiev y Occidente.

A las 15.00, hora local (13.00 GMT) la participación alcanzaba el 64 por ciento del censo, anunció el presidente de la Comisión electoral para la consulta, Mijail Malishev.

Los colegios abrieron a las 08.00 de la mañana, hora local (06.00 GMT) y está previsto que cierren a las 20.00 (18.00 GMT), tras lo que comenzará el recuento, cuyos resultados no se conocerán oficialmente hasta mañana, lunes.

Las autoridades locales, que han hecho abiertamente campaña por la opción de unirse a Rusia, esperan una participación superior al 70 por ciento.

En una conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, Putin insistió en que el referéndum es legal y Moscú respetará el resultado.

Asimismo, el presidente ruso reiteró su preocupación por "la tensión creada en las regiones orientales de Ucrania por grupos radicales con la anuencia de las autoridades de Kiev", según un comunicado del Kremlin.

Los crimeos acudieron a votar en el referéndum separatista en un ambiente festivo, como pudo constatar Efe en varios colegios electorales de la capital.

Por otro lado, el ministro ucraniano de Defensa, Igor Teniuj, afirmó que las tropas rusas no bloquearán las unidades militares de Ucrania destacadas en Crimea tras llegarse a un acuerdo entre ambas partes.

"En lo que respecta a las medidas que se adoptarán después del llamado referéndum, se ha llegado a un acuerdo entre los comandantes de que, hasta el 21 de marzo, (los rusos) no van a adoptar ninguna medida para bloquear nuestras unidades militares", dijo Teniuj antes de una reunión del Gobierno en Kiev.

El ministro señaló que la situación en estos momentos en las unidades militares es "tranquila", según informaron medios ucranianos.

El responsable de Defensa no explicó si esa normalización supone que los militares armados y sin distintivos que han tomado numerosas unidades ucranianas en Crimea han salido de estas.

Poco después, en la reunión del Gobierno, Teniuj informó de que en Crimea, "hay cerca de 21.000 militares rusos".

La república autónoma ha seguido adelante con el referéndum pese a que el sábado la Rada Suprema de Ucrania disolvió el Parlamento separatista, que convocó la consulta y aprobó el pasado martes una Declaración de Independencia.

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, advirtió hoy a los separatistas que "la tierra arderá bajo sus pies".

"Quiero decirle a la población de Ucrania que el Estado ucraniano encontrará a todos los instigadores del separatismo y la división que se protegen detrás de los militares rusos. En uno o dos años los hallaremos a todos y los juzgaremos. La tierra arderá bajo sus pies", dijo el jefe del Gobierno.

Por su parte, Teniuj informó de que en las fronteras orientales "se crean condiciones" para emplazar una agrupación militar de hasta 60.000 hombres.

A su vez, el ministro del Interior, Arsén Avákov, comunicó que hay una situación de riesgo en tres regiones orientales del país, Lugansk, Járkov y Donetsk, de mayoría rusohablante, donde sostuvo que actúan provocadores provenientes del exterior.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) prevén aprobar mañana sanciones contra los responsables de la escalada de la tensión en Crimea, y ante la falta de concreción de un diálogo entre Kiev y Moscú.

Los ministros decidirán si aprueban una lista con personas a las que se les congelarían sus activos en territorio europeo y se les prohibiría viajar a la UE, y que todavía ultiman los servicios comunitarios.

La lista podría estar compuesta de un centenar de rusos y unos siete ucranianos según indicaron fuentes comunitarias.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión acordaron la semana pasada una primera ronda de sanciones contra Rusia mediante la suspensión de la negociación para liberalizar visados y para un nuevo acuerdo marco.

Los ministros podrán mañana pasar a la segunda fase de sanciones acordada por el Consejo Europeo, que incluye la restricción de visados y activos e incluso la cancelación de la preparación de la siguiente cumbre entre la UE y Rusia. Habría aún una tercera fase.

Dan Pfeiffer, un alto asesor del presidente de EEUU, Barack Obama, anticipó hoy que Washington impondrá sanciones "en los próximos días" contra Moscú si el Kremlin no da marcha atrás en su intervención en Crimea.