La UE no reconocerá resultado de consulta e insta a Rusia retirarse de Crimea

La Unión Europea (UE) declaró hoy que no reconocerá el resultado de la consulta sobre la anexión de Crimea a Rusia e instó a Rusia a retirar sus tropas de la provincia autónoma ucraniana, a la vez que abogó por encontrar una solución diplomática al conflicto.

"El referéndum es ilegal e ilegítimo y su resultado no será reconocido", afirmaron el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en un comunicado conjunto.

El resultado de la consulta sobre el estatus del territorio de Ucrania, organizado hoy en Crimea por las fuerzas prorrusas que mantienen el control de la península, no se hará público de forma oficial hasta este lunes.

Ambos líderes recordaron que los Veintiocho consideran que la celebración del referéndum "es contrario a la Constitución de Ucrania y el derecho internacional".

"La solución a la crisis en Ucrania debe basarse en la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, en el marco de la Constitución de Ucrania, así como el estricto cumplimiento de las normas internacionales", recalcaron.

Barroso y Van Rompuy consideraron que la única solución a la crisis de Crimea pasa por los "procesos diplomáticos" y debe incluir "discusiones directas" entre Moscú y Kiev.

"La Unión Europea tiene una especial responsabilidad con la paz, la estabilidad y la prosperidad en el continente europeo y continuará persiguiendo estos objetivos utilizando todos los canales disponibles", aseguraron.

Los presidentes de la Comisión y el Consejo reiteraron su "enérgica condena a la violación, no provocada, de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania" e instaron a Rusia a retirar los efectivos desplegados durante el conflicto, "de conformidad con los acuerdos pertinentes".

Van Rompuy y Barroso recordaron que los ministros de Exteriores de los Veintiocho analizarán este lunes la situación en Crimea en el Consejo que celebrarán en Bruselas, un encuentro en el que esperan aprobar una lista de personas a las que se les congelarían sus activos en territorio de la UE y se les prohibiría viajar a la UE.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.