Japón se prepara para imponer sanciones económicas a Rusia

Tokio, 14 mar (EFE).- El Gobierno japonés está preparando posibles sanciones económicas a Rusia por su intervención militar en la península ucraniana de Crimea, según informó hoy el diario nipón Nikkei.

Tokio, que en los últimos días ha endurecido sus críticas a Moscú por su papel en la crisis ucraniana, estudia ahora medidas de presión similares a las ya adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea, aunque en cualquier caso actuará con cautela debido a sus disputas pendientes con Rusia.

El Gobierno japonés "está considerando todas las opciones" y prepara una listado de posibles medidas "en caso de que decida seguir adelante con las sanciones" contra Rusia, señaló un alto cargo del Ejecutivo en declaraciones al citado periódico.

El país asiático seguiría así los pasos que han dado antes EE.UU., que ha restringido los visados y congelado los activos de altos cargos rusos y estudia actualmente ampliar estas medidas, y de la Unión Europea, que suspendió las negociaciones bilaterales para la liberalización de visados y de un nuevo acuerdo marco.

Tanto Washington como Bruselas han anunciado su intención de ampliar estas medidas de presión si Moscú no actúa para rebajar la tensión en la crisis ucraniana y si continúa apoyando la celebración del referéndum de incorporación a Rusia el próximo domingo.

El ministro japonés de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, afirmó el pasado jueves que Japón "observaría lo que hacen otros países y respondería en consecuencia".

Previamente, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, afirmó que la absorción de Crimea por parte de Rusia "violaría claramente la Carta de Naciones Unidas y los tratados bilaterales entre este país y Ucrania", durante una intervención ante el parlamento nacional.

Asimismo, el máximo responsable del Consejo Nacional de Seguridad de Japón, Shotaro Yachi, se encuentra desde el miércoles en Moscú con una delegación japonesa para tratar la situación con su homólogo ruso, Nikolai Patrushev, entre otros representantes del Ejecutivo ruso.

El objetivo de Japón es trasladar un mensaje claro a Rusia pero sin deteriorar sus relaciones con este país, debido a la disputa territorial latente sobre las islas Kuriles meridionales (noreste de Hokkaido), según los medios nacionales. EFE