Ucrania quiere observadores en el referéndum de Crimea que no reconoce

Ucrania pidió hoy la presencia de observadores internacionales en el referéndum sobre la reunificación con Rusia que será celebrado en la república autónoma ucraniana de Crimea el próximo 16 de marzo a pesar de insistir en que no reconoce la legitimidad de la consulta.

"Cualquier decisión de este referéndum será ilegal y no hay más opciones que protestar y señalar a la comunidad internacional que sus resultados no tendrán efecto. Sin embargo, insistimos en que acudan a él observadores internacionales", dijo en Kiev el ministro interino de Asuntos Exteriores de Ucrania, Andréi Deschitsa.

Precisó, sin embargo, que "todavía no hay decisión al respecto de la Unión Europea y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), las organizaciones que podrían" cumplir esa función.

La cancillería ucraniana también se dirigió a Rusia para pedirle que no bloquee las decisiones de las organizaciones internacionales sobre el envío de observadores a la autonomía rebelde, que se ha proclamado parte de Rusia y ha convocado una consulta sobre este asunto.

A pesar de que la diplomacia rusa, con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a la cabeza, se niega a sentarse en la mesa de negociaciones con las nuevas autoridades de Ucrania, a las que Moscú no reconoce, Deschitsa manifestó la esperanza de que la situación pueda ser resuelta de mutuo acuerdo.

"Creo que hay indicios que nos dan esperanza. No nos hemos sentado a dialogar con los rusos, pero hemos podido mandar nuestro mensaje a través de mediadores. La posición rusa no es categórica, se están pensando la oferta (ucraniana) y por eso hay esperanza. Pero es pronto para hablar del contenido de la propuesta", reveló.

Sin embargo, Lavrov reiteró hoy en Moscú que el Gobierno ucraniano del primer ministro Arseni Yatseniuk ni es legítimo ni tampoco independiente.

"El así llamado Gobierno interino (ucraniano) no actúa por su propia voluntad y depende, lamentablemente, de radicales nacionalistas que tomaron el poder a través de insurrección armada", denunció el titular de la diplomacia rusa.

Crimea tiene una población de cerca de dos millones de habitantes, de los cuáles el 60 % son rusos, el 26 % ucranianos y el 12 % tártaros, favorables a mantener la región dentro de Ucrania.

Las nuevas autoridades de Kiev no reconocen al Gobierno "títere" de la autonomía, que a su vez considera ilegítimo al ejecutivo central y sólo reconoce como el presidente de Ucrania al depuesto Víktor Yanukóvich, refugiado en Rusia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.