Manifestantes prorrusos retoman el Parlamento de la región de Donetsk

Manifestantes prorrusos han retomado el control del edificio de la delegación del Gobierno central y de la asamblea regional en la ciudad oriental ucraniana de Donetsk, ciudad natal del depuesto presidente, Víktor Yanukóvich.

Horas después de que fueran desalojados con el pretexto de un aviso de bomba, unos dos mil manifestantes asaltaron anoche el edificio gubernamental al grito de "Rusia" y "Berkut", el destacamento antidisturbios desarticulado por Kiev.

Según informaron hoy medios locales, la policía que acordonaba el inmueble no ofreció apenas resistencia ante el empuje de los asaltantes, que llaman a desobedecer las decisiones de las nuevas autoridades de Kiev, a las que no reconocen como legítimas.

Las fuerzas del Ministerio del Interior leales a Kiev lograron sustituir sólo por unas horas la bandera tricolor rusa, que fue izada el pasado sábado sobre el edificio, por la ucraniana.

Tras el desalojo del edificio a la plaza adyacente acudieron varios miles de personas en un mitin convocado para defender la integridad territorial del país ante los crecientes ánimos separatistas en las regiones orientales de Ucrania.

Nada más terminar el acto, se produjeron enfrentamientos entre manifestantes de ambos bandos, en los que resultaron heridos siete personas, según fuentes oficiales.

Como ya es tradición en Donetsk, los seguidores ultras del equipo de fútbol local, el Shakhtar, intentaron mediar entre ambos grupos para evitar choques mayores, pero las fuerzas prorrusas atacaron a los partidarios del Gobierno central.

Los manifestantes prorrusos protestan contra el nombramiento el pasado domingo del nuevo gobernador de Donetsk, Serguéi Tarut, y apoyan como jefe de la región que alberga la cuenca hullera ucraniana al autoproclamado Pável Gúbarev.

Donetsk y otras ciudades rusoparlantes en el Este y Sur de Ucrania han sido escenario de multitudinarias manifestaciones tanto contra la intervención rusa en Crimea como contra las nuevas autoridades del país.

Además, el Gobierno de Crimea, que no reconoce como legítimas a las autoridades de Kiev, anunció ayer la creación de un Ministerio del Interior y de una Fiscalía en un nuevo paso para la creación de una república autónoma en la península.

Seguidamente, la Justicia ucraniana ordenó la detención del primer ministro y el jefe del Parlamento crimeos por acciones encaminadas a revertir el orden establecido, en virtud del artículo 109 del código penal.