La OTAN se reunirá mañana a petición de Polonia que teme le afecte crisis

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció hoy que mañana se reunirá el Consejo del Atlántico Norte, después de que Polonia pidiese consultas invocando el artículo IV del Tratado Atlántico ante la crisis de Ucrania.

"El Consejo del Atlántico Norte se reunirá mañana a petición de Polonia de que haya consultas", señaló Rasmussen.

Ese artículo prevé que la OTAN llame a consultas a los países para que debatan la necesidad de prepararse para una eventual defensa del territorio de uno de los países miembros si ven amenazada su integridad territorial, independencia política o seguridad.

A la reunión asistirán los embajadores de los veintiocho países aliados, señaló la OTAN.

La reunión de mañana será la segunda que celebran los países aliados en las últimas horas para abordar el rápido deterioro que se ha producido en la crisis ucraniana con la intervención militar rusa en la región autónoma de Crimea.

"Los acontecimientos en Ucrania y en sus cercanías son considerados como una amenaza a los países vecinos aliados y tienen implicaciones serias y directas para la seguridad y la estabilidad del área euroatlántica", afirmó Rasmussen.

La situación en la región preocupa especialmente a Polonia, socio aliado y vecino de Ucrania, que el sábado reclamó respeto a la integridad territorial de Ucrania y exigió "el fin de los movimientos de tropas provocadores" en Crimea.

Polonia ha expresado en varias ocasiones su preocupación por la situación en la vecina Ucrania, y el ministro polaco de Exteriores, Radoslaw Sikorski, que ha viajado en varias ocasiones a Kíev, señaló el sábado en la red social Twitter que había pedido una reunión de la OTAN a nivel ministerial esta semana para tratar la situación ucraniana.

Además, el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, alertó también ese día de que su país "podría sentir la amenaza ante una potencial intervención militar rusa" en el vecino país.

Al término de la reunión del Consejo del Atlántico Norte celebrada el domingo, Rasmussen pidió a Rusia que respete la integridad territorial de Ucrania y retire sus tropas del país porque "viola las normas internacionales".

Rasmussen urgió también a Moscú a respetar sus obligaciones en virtud de la Carta de las Naciones Unidas y del espíritu y los principios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), en los que descansan la paz y la estabilidad en el continente.

Además, el secretario general de la OTAN anunció que a petición de varios aliados ha contactado al embajador ruso ante el organismo, Alexander Grushko, "para sugerirle una reunión extraordinaria del Consejo OTAN-Rusia sobre la situación de Ucrania para el día 5".

"El embajador Grushko prometió considerar la propuesta y contestar mañana", añadió la OTAN al respecto.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) celebraron hoy una reunión extraordinaria en Bruselas en la que advirtieron al presidente ruso, Vladímir Putin, de posibles "consecuencias" para sus relaciones bilaterales, entre ellas la negociación para liberalizar visados, si Moscú no da pasos para rebajar la tensión en la crisis ucraniana.