Obama consulta con asesores de seguridad nacional sobre Crimea

El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió este mediodía en la Casa Blanca con el jefe del Pentágono, Chuck Hagel, el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, y otros asesores de seguridad nacional para analizar las consecuencias y la respuesta a la intervención militar de Rusia en Ucrania.

Mientras tanto, el Gobierno de Estados Unidos continúa las consultas con sus aliados en Europa y en las Naciones Unidas, al tiempo que los servicios de inteligencia procuran determinar el alcance de la acción militar de Rusia en la república autónoma ucraniana de Crimea, de mayoría de población de origen ruso.

Obama, quien ayer advirtió a Moscú de que una intervención militar en Ucrania tendría "costos" pero no precisó cuáles, se enfrenta a una presión creciente para que EEUU responda con firmeza a Moscú.

En un editorial titulado "La condena no es suficiente", el diario "The Washington Post" criticaba hoy el hecho de que "mientras las tropas rusas operan en Crimea, Occidente responde con llamadas telefónicas", y abogaba por que los líderes occidentales "dejen claro a Rusia de que pagará un alto precio, no sólo en condenas, sino en sanciones económicas y diplomáticas" por la violación de las fronteras ucranianas.

Los observadores recuerdan, además, que EEUU es garante del memorando de Budapest de 1994 por el que Rusia se comprometió a respetar la independencia y fronteras de Ucrania a cambio del desarme nuclear de esta república exsoviética.

En su comparecencia extraordinaria de ayer, Obama no especificó qué acciones tomaría si se confirmaba la intervención, aunque reiteró que EEUU no actuará unilateralmente.

Antes de la reunión de hoy en la Casa Blanca, el jefe del Pentágono, Chuck Hagel, admitió, en una entrevista con la cadena CBS de televisión que la intervención militar rusa "podría ser una situación muy peligrosa si continúa de manera provocativa".

"Procuramos encararla con un enfoque diplomático apropiado y responsable", añadió.

Los diplomáticos estadounidenses participarán esta tarde en otra ronda de consultas informales en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde Rusia tiene poder de veto.

Los medios estadounidenses indicaron que el Mando Conjunto Europeo de Estados Unidos ha intensificado sus labores de inteligencia para presentar a Obama opciones después que el Parlamento ruso autorizara al presidente Vladímir Putin el uso de la fuerza militar en territorio ucraniano.

Un funcionario no identificado dijo a la cadena CNN de televisión que esas opciones no incluyen, por ahora, planes para una acción militar de EEUU o de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Otro editorial del diario "The New York Times" calificaba hoy como "peligrosa" la geopolítica de Putin y sostenía que una ocupación militar de Crimea alejará a los ucranianos de Rusia y hará más difícil un programa para la estabilización política y económica de Ucrania.

El Departamento de Estado ha aconsejado a los ciudadanos estadounidenses que posterguen los viajes no esenciales a Ucrania y en particular a Crimea, citando "la posibilidad de inestabilidad" y de violencia en la región.

Una docena de senadores, tanto demócratas como republicanos, expresó su respaldo a la advertencia formulada por Obama acerca de "los costos" de una intervención militar en Ucrania.

En una carta enviada a la Casa Blanca, los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado expresaron su apoyo a la ayuda de EEUU a Ucrania y su preocupación por "las tácticas provocativas y peligrosas" de Rusia en respuesta a la crisis en Ucrania.

"No buscamos una confrontación con el presidente Putin y su Gobierno, sino simplemente asegurar que Rusia cumpla sus compromisos y se adhiera a los principios fundamentales de la ley internacional", escribieron los senadores.

"Una Ucrania pacífica, democrática, estable y soberana beneficia a nuestro interés nacional", añadieron.

Entre los firmantes figuran el republicano de Arizona, John Mccain; el demócrata de Nueva Jersey, Robert Menéndez, y el republicano de Florida, Marco Rubio.

Los senadores expresaron su disposición a cooperar con Obama para la "imposición de sanciones limitadas" que tengan como objeto "disuadir a los individuos que puedan fomentar el desorden a fin de socavar la integridad territorial de Ucrania".

El jefe de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor, de Virginia, dijo a la prensa que "es esencial que Estados Unidos, nuestros aliados en Europa y la OTAN y la comunidad internacional hagan frente a cualquier agresión".

"Necesitamos un fuerte liderazgo estadounidense y europeo para contrarrestar cualquier amenaza a la paz y la estabilidad internacionales", sostuvo Cantor. "Los gobernantes rusos deben entender que la intervención militar y la interferencia en los asuntos de Ucrania son inaceptables y resultarán en consecuencias significativas para Rusia".