Ucrania pedirá la extradición de Yanukóvich si se confirma que está en Rusia

Kiev, 28 feb (EFE).- La Fiscalía General de Ucrania anunció hoy que pedirá la extradición del depuesto presidente Víktor Yanukóvich, si se confirma oficialmente que se encuentra en territorio de la Federación Rusa.

El comunicado oficial recuerda que el huido mandatario está imputado como sospechoso de asesinato masivo y premeditado, y de abuso de poder, y que la Justicia ucraniana ha ordenado su detención y la de varios de sus colaboradores más cercanos.

Yanukóvich, que hizo ayer la primera declaración desde que fuera destituido el pasado 22 de febrero, tiene intención de ofrecer esta tarde una rueda de prensa en la ciudad meridional rusa de Rostov del Don.

La Rada Suprema (Parlamento) pidió esta semana a la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, que procese a Yanukóvich, contra el que se ha dictado una orden de busca y captura internacional, y a otros antiguos altos cargos por crímenes contra la Humanidad.

Las nuevas autoridades les acusan del "asesinato masivo" de ciudadanos ucranianos "durante las acciones de protestas masivas en el periodo comprendido entre el 21 de noviembre y el 22 de febrero de 2014".

Esas acciones, agrega, "condujeron a la muerte de más de 100 ciudadanos de Ucrania y de otros países, y más de 2.000 heridos, de los cuáles más de 500 siguen actualmente en estado grave".

Yanukóvich rompió ayer el silencio que mantenía desde que fuera derrocado con un extraño mensaje difundido por la agencia rusa Interfax, que despejó las dudas sobre el paradero del derrocado mandatario.

"Me considero el jefe legítimo del Estado ucraniano, elegido por la voluntad libremente expresada de los ciudadanos ucranianos", señala el texto.

Yanukóvich denunció "amenazas de represalias", por lo que ha tenido que pedir a las autoridades rusas que garanticen su seguridad personal ante acciones extremistas.

Y advirtió que la población de las regiones del sureste de Ucrania y de la península de Crimea, de mayoría rusohablante, no apoya a las nuevas autoridades de Kiev.

Rusia concedió asilo político en 2005 al presidente de Kirguizistán, Askar Akáyev, que fue derrocado durante la Revolución de los Tulipanes y que vive desde entonces en Moscú.

Las nuevas autoridades ucranianas también han advertido en contra de la concesión de asilo a Yanukóvich a la vecina Bielorrusia, donde se exilió en 2010 el también depuesto presidente de Kirguizistán, Kurmanbek Bakíev.