Redoblan medidas de seguridad junto al tribunal donde juzgarán a Navalni

Las autoridades rusas redoblaron las medidas de seguridad en los accesos al tribunal Basmanni de Moscú, que podría endurecer hoy el castigo a Alexéi Navalni, uno de los líderes de la oposición no parlamentaria, condenado anteriormente a cinco años de prisión con pena suspendida.

Varias furgonetas policiales están aparcadas frente a la sede del tribunal donde se espera que la prohibición de salir de Moscú aplicada al activista opositor por el juez sea cambiada por arresto domiciliario, según medios digitales.

En esta ocasión, a Navalni y a su hermano Oleg se les imputa el robo de 26 millones de rublos (unos 700.000 dólares) de la empresa de perfumería Yves Rocher Vostok y de 4 millones de rublos (unos 110.000 dólares) de una empresa de procesamiento de pagos electrónicos.

Además, son sospechosos de blanqueo de dinero por un monto de 21 millones de rublos (alrededor de 580.000 dólares).

Según la investigación, Navalni también ha violado en varias ocasiones la prohibición de salir de la capital rusa que le fue impuesta por la justicia rusa el 16 de octubre.

Navalni, uno de los organizadores de las protestas antigubernamentales en Moscú de diciembre de 2011, las mayores desde la caída de la Unión Soviética, fue condenado por el robo en 2009 de 10.000 metros cúbicos de madera por valor de algo más de medio millón de dólares.

El tribunal también suspendió la pena de prisión y dejó en libertad al segundo condenado por la misma causa, Piotr Ofitsérov.

Navalni, bloguero famoso por sus denuncias de corrupción, fue el segundo candidato más votado, con el 27,54 por ciento de los sufragios, en las recientes elecciones a la alcaldía de Moscú.