Más de 400 detenidos en protestas contra condena de cárcel a opositores rusos

Más de 400 personas fueron hoy detenidas en el centro de Moscú durante las protestas contra la condena a varios años de cárcel de ocho opositores por participar en mayo de 2012 en desórdenes masivos a raíz de manifestaciones contra el presidente ruso, Vladímir Putin.

La policía moscovita, que acusó a los activistas de alterar el orden público, practicó las detenciones en distintas plazas (Manezh y de la Revolución) y calles (Tverskaya) situadas en las inmediaciones del Kremlin, según informan las agencias locales.

Entre los detenidos figuran las populares integrantes del grupo punk Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, y los opositores liberales Iliá Yashin y Borís Nemtsov, que fueron conducidos a furgones policiales por efectivos antidisturbios.

Horas antes ya habían sido detenidos el líder de la oposición extraparlamentaria, Alexéi Navalni, y la veterana activista de los derechos humanos Ludmila Alexéyeva.

Debido a las protestas, la policía restringió el acceso a la Plaza Roja y los Jardines de Alejandro, que flanquean las murallas del Kremlin.

La Justicia rusa condenó hoy a distintas penas de prisión, de hasta cuatro años, a un grupo de opositores por participar en desórdenes masivos en la plaza Bolótnaya de Moscú el 6 de mayo de 2012, la víspera de la investidura del presidente ruso, Vladímir Putin.

Siete de los ocho opositores, declarados culpables de participar en los enfrentamientos con la policía tras una manifestación antigubernamental, tendrán que cumplir sus penas en prisión.

Mientras, la única mujer, Alexandra Dujánina, también fue condenada a tres años y tres meses de cárcel, pero la pena quedó suspendida y la activista podrá salir en libertad condicional.

Los ocho opositores rusos fueron juzgados por los desórdenes que estallaron un día antes de que Putin asumiera por tercera vez la jefatura del Kremlin.

En esos enfrentamientos, que concluyeron con la detención de más de medio millar de personas, 82 policías resultaron heridos y los daños causados ascendieron a 28 millones de rublos (casi un millón de dólares, más de 700.000 euros), según las autoridades rusas.

Otros cuatro acusados, María Barónova, Nikolái Kavkazski, Leonid Kaviazin y Vladímir Akiménkov, fueron amnistiados el pasado 19 de diciembre con motivo del 20 aniversario de la Constitución rusa.