Líder de comunistas ruso tacha de bofetada para Moscú la revolución ucraniana

El líder del Partido Comunista de Rusia (PCR), Guennadi Ziugánov, tachó hoy de bofetada para Moscú la revolución en la vecina Ucrania que acabó con el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich.

"Lo que pasó en Ucrania es una bofetada para nosotros, para todos nosotros", dijo el número uno de la segunda formación política en la Duma (Cámara de los diputados) en una sesión parlamentaria.

"Es necesario organizar una contundente contraofensiva (contra los radicales), no hay que fingir que se trata de un territorio ajeno", agregó.

Además, tildó de traición la actitud del que fuera mandatario ucraniano, cuyo paradero, desde su huida de Kiev, aún se desconoce.

"Nos mostraron lo que tenía (Yanukóvich en su residencia). Los Bentleys y esas cosas. Y eso en la Ucrania medio hambrienta", señaló Ziugánov en alusión al lujo que hallaron los activistas opositores al irrumpir en la vivienda del líder ucraniano tras su huida.

"Lo que pasó fue una protesta desde abajo de la que se apoderaron los radicales encabezados por los tecnólogos políticos estadounidenses y diplomáticos europeos", aseveró.

El futuro escenario "es primitivo y muy sencillo: imponer a su gente, ocupar todos los cargos y dentro de un año tendremos a la OTAN frente a nuestras fronteras", pronosticó Ziugánov en relación a lo que vendría a ser la gestión de las nuevas autoridades ucranianas.

También llamó a dar la bienvenida a los que decidan abandonar Ucrania tras la revolución que se saldó con 82 muertos y centenares de heridos en violentos enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y las fuerzas de seguridad: "Recibir a los rusos y a todos los que lleguen desde allí. Así vamos a tener buenos especialistas".