EE UU y Rusia llaman a evitar violencia en Ucrania tras salida de Yanukóvich

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, llamaron a evitar un rebrote de la violencia en Ucrania tras la destitución del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich.

Kerry y Lavrov conversaron por teléfono el sábado en Washington (madrugada del domingo en Moscú) para continuar el diálogo sobre Ucrania que mantuvo el viernes el presidente de EE.UU., Barack Obama, en su llamada telefónica al mandatario ruso, Vladímir Putin, según informó un alto funcionario estadounidense.

"El secretario de Estado Kerry y el ministro Lavrov coincidieron en la necesidad de resolver la situación sobre el terreno (en Ucrania) sin violencia", señaló a periodistas el funcionario, que pidió el anonimato.

"Kerry consideró que en Kiev prevalece un ambiente pacífico tras la inesperada partida del presidente Yanukóvich, y mencionó los pasos políticos tomados por la debidamente elegida Rada (parlamento) bajo el liderazgo de su nuevo líder", agregó la fuente.

El jefe de la diplomacia estadounidense "expresó la importancia de alentar a Ucrania a avanzar en un camino hacia el cambio constitucional, la reducción de las tensiones, la creación de un Gobierno de coalición, la celebración de elecciones anticipadas y el rechazo de la violencia", explicó.

Además, reiteró la idea expresada hoy en un comunicado de la Casa Blanca de que "Rusia, Estados Unidos y las organizaciones europeas e internacionales apropiadas deben trabajar unidas para apoyar una Ucrania fuerte, próspera económicamente, unida y democrática".

La Casa Blanca ha reaccionado con un cauto optimismo a la rápida sucesión de acontecimientos del sábado en Ucrania, que, según dijo en un comunicado el portavoz Jay Carney, "pueden llevarnos más cerca del objetivo" de poner fin a la crisis que vive el país.

Estados Unidos ha intensificado su contacto con Rusia a lo largo de la crisis en Ucrania, un país de importancia geoestratégica para ambos pero que Obama ha asegurado que no quiere utilizar como "tablero" para revivir tensiones propias de la Guerra Fría.

"Claramente compartimos un interés en Ucrania", dijo a periodistas el viernes una alta funcionaria del Departamento de Estado, que calificó de "constructivo" el diálogo que han mantenido EE.UU. y Rusia en este asunto pese a las tensiones que aún lastran la relación entre las dos potencias, especialmente en torno a Siria.

En particular, los dos países quieren asegurarse "de que se estabilice la muy frágil economía ucraniana", y EE.UU. insiste en que el nuevo Gobierno de unidad que se formará próximamente "empiece a trabajar rápidamente con el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

No obstante, la funcionaria reconoció que la oposición afrontará "muchas dificultades a la hora de persuadir a la gente que protesta (en la plaza) Maidan" de que acepten el "frágil" acuerdo de paz que los opositores negociaron con el destituido Yanukóvich.