Obama y Putin hablan de Ucrania, de Siria e Irán

 Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y Rusia, Vladimir Putin, hablaron hoy de la necesidad de que se aplique rápidamente en Ucrania el acuerdo entre las autoridades y la oposición para poner fin a la violencia, en una conversación en la que abordaron también la crisis en Siria y la situación de Irán.

La Casa Blanca informó en un comunicado de que los dos líderes coincidieron también en que para acabar con la grave crisis en Ucrania, que según cifras oficiales ha causado al menos 80 muertos, ambas partes tienen que abstenerse de nuevos actos de violencia.

Asimismo, destacaron la importancia de que Ucrania consiga "estabilizar su situación económica y someterse a las reformas económicas necesarias".

La Casa Blanca explicó que en el tema de Siria hablaron de la "importancia de los esfuerzos por avanzar en una solución política, las preocupaciones sobre la crisis humanitaria y la necesidad de una sólida resolución de las Naciones Unidas sobre ese asuntos.

Igualmente, sobre la necesidad de que el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, "se honre su compromiso de eliminar el programa de armas químicas de Siria".

Sobre Irán, ambos presidentes hablaron de las conversaciones entabladas con el denominado Grupo 5+1, formado por EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, sobre el programa nuclear iraní, pero la Casa Blanca no entró en detalles de la conversación.

Anteriormente, una alta funcionaria del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, aseguró que Obama y Putin conversaron durante más de una hora a iniciativa del presidente estadounidense y que Ucrania fue el tema que dominó el diálogo.

Sobre este asunto, agregó, ambos "se comprometieron a seguir consultando con los (Gobiernos) europeos" en los esfuerzos diplomáticos para apoyar una solución a la grave crisis en Ucrania, que ha causado al menos 80 muertos según cifras oficiales.

"Claramente compartimos un interés en Ucrania -explicó- y tenemos que asegurarnos de que se estabilice la muy frágil economía ucraniana", para lo que consideró crucial que el nuevo Gobierno de unidad que se formará próximamente "empiece a trabajar rápidamente con el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

También el secretario de Defensa, Chuck Hagel, conversó hoy por teléfono con su homólogo ucraniano, Pavlo Lebdev, quien le aseguró que no movilizará al Ejército para reprimir las protestas.

"El ministro Lebedev aseguró que el despliegue (de tropas) dentro del país se ha estado enfocando en proteger instalaciones y equipos de defensa y que no utilizarán las armas contra el pueblo ucraniano", indicó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, en un comunicado.

Por otra parte, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, telefoneó hoy a tres líderes de la oposición ucraniana, entre ellos Arseni Yatseniuk (líder del principal partido opositor, Batkivschina), "para felicitarles por la valentía que han mostrado y mostrarles el apoyo de Estados Unidos".

El "número dos" de Kerry, William Burns, visitará Kiev a principios de próxima semana y la responsable del Departamento de Estado para Europa, Victoria Nuland, estará allí a principios de marzo, anunció la portavoz del Departamento de Estado.

Estados Unidos es consciente de que el pacto firmado hoy "es muy, muy frágil", y que la oposición "enfrenta, y seguirá enfrentando, muchas dificultades a la hora de persuadir a la gente que protesta (en la plaza) Maidan de que este acuerdo es el mejor camino", indicó la funcionaria.