Yanukóvich firma el acuerdo con los tres líderes de la oposición ucraniana

El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, firmó hoy el acuerdo para el arreglo de la crisis en Ucrania con los tres líderes de la oposición parlamentaria, después de tres meses de protestas antigubernamentales en las que murieron decenas de personas.

Los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia ejercieron de testigos de la firma del documento, que incluiría unas elecciones presidenciales anticipadas, un gobierno de unidad nacional y una nueva Constitución, informó la agencia UNIAN.

Es "un buen compromiso para Ucrania" y "una oportunidad para la paz" que "abre las puertas para la reforma y para Europa", aseguró en su cuenta de Twitter el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski.

La firma del acuerdo estuvo precedida por un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los disturbios de los últimos tres días en la capital ucraniana, que ascienden a 80, según las cifras oficiales.

El documento se firmó después de que recibiera el respaldo del Consejo Civil del Maidán, bastión de los manifestantes opositores ucranianos.

"El Consejo ha decidido conceder a los líderes de la oposición el mandato para firmar el acuerdo", anunció el Ministerio de Exteriores de Alemania en su cuenta de Twitter.

El ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, acudió a la plaza de la Independencia (Maidán) para consultar con los manifestantes los términos del acuerdo para poner fin a la violencia en el país.

En la histórica plaza se encuentran congregados desde hace exactamente tres meses diversos grupos opositores, entre ellos organizaciones ultranacionalistas que se habían manifestado en contra de cualquier acuerdo con Yanukóvich, al que exigían su dimisión inmediata.

De hecho, el líder de la organización ultranacionalista Sector de Derechas, Dmitri Yarosh, rechazó de inmediato el acuerdo al asegurar que sus partidarios no se fían de Yanukóvich.

"La revolución nacional continúa", afirmó Yarosh, quien subrayó que las protestas terminarán cuando el actual régimen sea apartado definitivamente del poder.