UE espera acuerdo político para sancionar a responsables represión en Ucrania

El Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) prevé llegar hoy a un "acuerdo político" para establecer sanciones contra los responsables de "violaciones de los derechos humanos, violencia y uso excesivo de la fuerza" en Ucrania, informaron fuentes comunitarias.

Los ministros europeos se han reunido en Bruselas de forma extraordinaria para adoptar una postura común ante el agravamiento de la crisis política en Ucrania, que en las últimas horas ha dejado decenas de muertos en enfrentamientos entre fuerzas gubernamentales y manifestantes opositores.

Los jefes de la diplomacia de Francia, Alemania y Polonia se desplazaron hoy a Kiev en nombre de la UE para conocer de primera mano la situación e informar a sus colegas comunitarios antes de adoptar una decisión.

La alta representante de la UE, Catherine Ashton, dijo a su llegada al Consejo que está en contacto con ellos y que mantendrá al tanto a los ministros sobre los resultados de las reuniones que han mantenido con opositores y con el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich.

Fuentes diplomáticas confirmaron que no viajarán a Bruselas tras su visita a Kiev, sino que informarán a distancia.

Los embajadores de los veintiocho Estados comunitarios han empezado a trabajar en posibles medidas restrictivas contra personas "responsables de violaciones de los derechos humanos, violencia y uso excesivo de la fuerza", pero han dejado en manos de los ministros su aprobación definitiva, que debe hacerse por unanimidad.

Las fuentes comunitarias señalaron que se espera que los ministros logren un "acuerdo político" sobre la decisión de imponer sanciones, pero no todavía un "acta legal" para aplicarlas.

Para ello sería necesario elaborar una lista con personas relacionadas con la represión, algo que consideraron que no se cerrará hoy.

Por el momento, hay consenso para establecer una prohibición de visados a los responsables de la violencia, de forma que no puedan viajar a territorio comunitario, así como una congelación de los activos que puedan tener en la Unión.

Precisaron que "no hay controversia" sobre la posibilidad de establecer una restricción a materiales que puedan usarse para la represión en Ucrania, pero dejaron claro que la opción de imponer un embargo de armas "se pospondrá para más adelante".

A su llegada a la reunión, el ministro británico de Exteriores, William Hague, solicitó "una respuesta internacional" e indicó: "Vamos a discutir sanciones, medidas contra los responsables de la violencia".

Su colega holandés, Frans Timmermans, pidió "sanciones contra los responsables de la violencia de estos días" en Kiev para que no puedan viajar y se les congelen sus activos en la UE.

"La gente ha sido asesinada por fuerzas que apoyan al Gobierno. Entre manifestantes también hay responsables de fuerza excesiva", dijo Timmermans, quien mostró su confianza en que haya "unanimidad" en el Consejo para establecer sanciones.

"Rechazaremos su acceso a la UE y también iremos a por sanciones económicas contra estos individuos", afirmó el titular danés, Martin Lidegaard, quien declaró que se está trabajando en la lista de personas que se verán afectadas por las sanciones.

El ministro belga, Didier Reynders, puntualizó que la UE tiene dos planes: "Mostrar que no dejamos pasar violaciones tan graves de los derechos humanos" e imponer sanciones "para crear la máxima presión" con el objetivo de que se desarrolle un verdadero diálogo político que, hasta ahora, "ha fracasado".