EE.UU. prohíbe los líquidos en el equipaje de mano de los vuelos a Rusia

Washington, 7 feb (EFE).- EE.UU. anunció hoy la prohibición temporal de todo tipo de líquidos, incluso en cantidades pequeñas, en los equipajes de mano de los vuelos con destino a Rusia, una medida que ya tomó el Gobierno ruso hace un mes ante las amenazas que planean sobre los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

Esta restricción, emitida hoy por la Agencia federal de Seguridad del Transporte (TSA) de EE.UU., estará vigente hasta dentro de 30 días, cuando las autoridades evaluarán si la mantienen una vez concluidos los Juegos, que comienzan mañana, viernes, y terminan el 23 de febrero.

Rusia, el país que albergará la competición, tomó una medida idéntica el 11 de enero, al prohibir cualquier tipo de líquido en el equipaje de mano de los aviones, incluso en cantidades inferiores a 100 mililitros.

Los medicamentos sí podrán llevarse en cabina, tanto en los vuelos estadounidenses como en los rusos.

La decisión de EE.UU. de prohibir los líquidos en el equipaje de mano se aprobó un día después de que el Departamento de Seguridad Nacional alertara a las aerolíneas que vuelan a Rusia y especialmente a Sochi de la posibilidad de ataques con explosivos escondidos en tubos de pasta de dientes.

La guerrilla islamista del Cáucaso y otros grupos extremistas amenazan desde hace meses con abortar los Juegos, unos mensajes que se han intensificado al acercarse la cita olímpica.

Estados Unidos ha ofrecido repetidamente su colaboración a Rusia, sobre todo después de que dos atentados suicidas acabaran con la vida de 30 personas a finales de 2013 en la ciudad de Volgogrado, también en el sur del país.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que Rusia tiene "un gran reto" en garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno, y subrayó que su administración trabaja "constantemente" con las autoridades rusas.

A la ciudad rusa de Sochi ya se han desplazado más de 230 deportistas, 270 entrenadores y unos 10.000 ciudadanos estadounidenses.

Pese a las amenazas, nadie ha planteado un posible aplazamiento de estos Juegos, que se perfilan como los más caros de la historia con un gasto previsto de 50.000 millones de dólares.

Más de 52.000 policías e fuerzas del ministerio de Interior ruso, así como 23.000 del ministerio para Situaciones de Emergencias, se encargarán de la seguridad de los Juegos, para lo cual se utilizará a un nivel sin precedentes la vigilancia electrónica, con cámaras y satélites.