Autoridades exigen la liberación de dos policías ucranianos capturados

El Ministerio del Interior de Ucrania exigió hoy la inmediata liberación de dos policías capturados la pasada noche en la plaza de la Independencia (Euromaidán) de Kiev por los opositores allí congregados.

"Todavía mantienen a dos policías en el edificio del Ayuntamiento. Toda la noche ha habido negociaciones de la policía con la oposición, pero no se ha llegado a un acuerdo. No hay información sobre el estado de los secuestrados", señaló el Ministerio en un comunicado en su página web.

Por su parte, una fuente policial citada por la agencia "Interfax Ucrania" advirtió de que las fuerzas de seguridad asaltarán el edificio si los dos agentes no son liberados inmediatamente.

"Si los manifestantes no liberan en un breve plazo a los rehenes, la policía asaltará el edificio", señaló la fuente.

La sede del Ayuntamiento de Kiev, situado en la céntrica avenida Kreschatik, a pocos metros de la plaza de la Independencia, fue tomada por los opositores el pasado noviembre, al comienzo de las protestas de los sectores europeístas que exigen la firma de un acuerdo de Asociación con la Unión Europea y la dimisión del Gobierno.

Anoche se informó de que un policía fue asesinado de un disparo en la cabeza en Kiev cuanto regresaba a su domicilio.

Además, otro policía fue herido con arma blanca en el Euromaidán, mientras otros dos agentes del orden fueron apresados por los guardias que se encargan de la seguridad en el campamento opositor.

El policía herido fue liberado y se encuentra hospitalizado, mientras sus dos colegas siguen capturados.

Esta mañana, en el centro de Kiev reina una relativa calma después de que la pasada noche se rompiera la tregua alcanzada entre manifestantes y efectivos antidisturbios y se reanudasen los enfrentamientos en las inmediaciones del estadio del Dinamo de Kiev.

Poco después de que el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, accediera a la reestructuración del Gobierno y la revisión de las leyes "dictatoriales" aprobadas la semana pasada, los manifestantes volvieron a lanzar cócteles molotov y adoquines contra la policía.

Los manifestantes, que habían fortificado durante los últimos dos días con sacos de nieve las barricadas tras los autobuses calcinados, crearon una nueva cadena de fuego que alimentan con neumáticos para mantener a raya a los antidisturbios.

En respuesta, la policía lanzó granadas aturdidoras, chorros de agua para sofocar los incendios y grandes focos para deslumbrar a los manifestantes.

Por la mañana, varios cientos de manifestantes siguen concentrados junto al cordón policial en la calle Grushevski, calentándose al fuego de hogueras y gritando de vez en cuando "Viva Ucrania" y "Vivan los héroes".