EE.UU. envía dos buques de guerra al mar Negro para evacuar en caso de ataque

El Departamento de Defensa de EE.UU. anunció hoy oficialmente el envío de dos buques de guerra al mar Negro para colaborar en las evacuaciones si se produce un atentado durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, aunque subrayó que la seguridad de la competición descansa en el Gobierno ruso.

"Se trata de una precaución", dijo el portavoz del Pentágono John Kirby, para destacar después que Rusia se está tomando "muy seriamente" la seguridad de los Juegos, que comenzarán el próximo 7 de febrero.

EE.UU. ha ofrecido a Rusia su colaboración para evitar posibles ataques durante esta competición en Sochi, ciudad cercana a la explosiva región del Cáucaso Norte, donde actúan grupos guerrilleros y terroristas islamistas.

Aunque habían existido amenazas previas, las alarmas se incrementaron el pasado diciembre, después de que dos atentados suicidas causaran la muerte de más de 30 personas en la vecina ciudad de Volgogrado.

Los dos buques de guerra, junto con aviones de transporte C-17 disponibles desde bases estadounidenses en países europeos, forman parte del plan de contingencia de EE.UU. para efectuar evacuaciones en el caso de que se produzca un ataque terrorista en Sochi.

No obstante, el Pentágono quiso dejar claro que "EE.UU. está listo para ayudar, pero no ha habido ninguna petición rusa en este sentido".

"Y no visualizamos ninguna", añadió.

El portavoz también descartó la posibilidad de que la tecnología estadounidense para detectar bombas de control remoto pueda ser compartida con Rusia durante los Juegos.

La Casa Blanca dijo ayer haber notado "un repunte" de las amenazas terroristas relacionadas con esta competición, aunque matizó que "no son inusuales" al tratarse de un gran evento internacional.

Precisamente, el martes el presidente estadounidense, Barack Obama, conversó telefónicamente con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para abordar las cuestiones de seguridad antes de la esperada cita deportiva.

En los últimos días, los comités olímpicos de varios países han informado de amenazas terroristas relacionadas con los Juegos de Sochi.