Obama habla con Putin de Siria y de la seguridad de los Juegos de Sochi

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció ayer "ayuda plena" al presidente ruso, Vladimir Putin, para mejorar la seguridad en los próximos Juegos Olímpicos de Sochi, en una conversación en la que abordaron la situación en Siria en vísperas de la conferencia Ginebra II.

Según confirmó la Casa Blanca en un comunicado, Obama y Putin discutieron cómo mejorar la seguridad en los Juegos Olímpicos de Invierno en la ciudad rusa, para los cuales Estados Unidos "ha ofrecido ayuda plena".

Los dos mandatarios trataron varios asuntos bilaterales y globales, "incluidos los preparativos para la conferencia de Ginebra II y el programa internacional en curso para eliminar y destruir las armas químicas de Siria".

"Hablaron de la cooperación ruso-estadounidense en el proceso G5+1 sobre Irán y el inicio de esta semana de la aplicación del Plan de Acción Conjunto, que frenará el progreso en el programa nuclear de Irán y tratará aspectos clave", añade la nota.

Además, ambos mandatarios acordaron trabajar en medidas concretas para incrementar el comercio y la inversión entre los dos países.

Rusia y EEUU llegan a la conferencia que se celebrará en la ciudad suiza de Montreux con posturas comunes en lo que se refiere al apoyo al Comunicado de Ginebra, que incorpora la creación de un Gobierno provisional para dirigir la transición democrática en Siria.

La duda radica en la interpretación de que eso presuponga que el presidente sirio, Bachar al Asad, abandone voluntariamente el poder, algo que no parecen dispuestos a admitir ni él ni sus aliados iraníes.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, viajó ayer a Montreux para reunirse con sus colegas de EEUU, John Kerry, y Siria, Walid al Muallem, y participar en la conferencia conocida como Ginebra II.

En rueda de prensa, Lavrov afirmó hoy que la decisión del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de retirar en el último momento la invitación a Irán a la conferencia de paz sobre Siria "es un error, pero no es ninguna catástrofe".

Lavrov recordó que hasta Kerry "ha reconocido que Irán debe desempeñar un papel clave en la etapa inicial de la conferencia".

Además, recalcó que los objetivos de la Coalición Nacional Siria, el grupo opositor que exigió que Irán no acudiera a la conferencia para que Ginebra II conduzca a un cambio de régimen en Siria, no coinciden con lo acordado en las negociaciones ruso-estadounidenses.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.