Cientos de manifestantes y antidisturbios vuelven a enfrentarse en Kiev

Cientos de manifestantes y agentes antidisturbios reanudaron hoy los enfrentamientos que de manera intermitente mantienen en Kiev desde el domingo pasado junto a la sede de Gobierno de Ucrania y que han dejado más de 200 heridos.

Protegidos por los restos de autobuses incendiados el primer día de los disturbios, los manifestantes lanzaron petardos y cócteles molotov contra la fuerzas policiales, situadas a pocas decenas de metros, según las imágenes de televisión emitidas en directo desde el lugar de los enfrentamientos.

Pequeños grupos de agentes antidisturbios, guarecidos tras sus escudos, avanzaron varias veces hacia las barricadas donde se encuentran los manifestantes, lanzaron gases lacrimógenos y, luego, volvieron al cordón policial.

Los policías se limitan a mantener sus posiciones y no han cargado contra los manifestantes que, con palos y hierros, golpean rítmicamente y de manera casi ininterrumpida las carrocerías de los vehículos incendiados y otros objetos metálicos, creando un ruido ensordecedor.

Las escaramuzas de esta mañana siguieron a un día de relativa calma en la capital ucraniana, aunque no se registraron progresos en los contactos entre las autoridades y la oposición.

El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, se negó el martes a recibir a uno de los líderes opositores, Vitali Klitschkó, quien en repuesta rechazó participar en la reunión del grupo de trabajo para solucionar la actual crisis.

De momento el Gobierno ha negado que estudie la posibilidad de implantar el estado de excepción para poner fin a los desórdenes, aunque diputados oficialistas y comunistas de la región de Lugansk han llamado a adoptar esa medida con urgencia para restablecer el orden y la legalidad.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.