La fuga de capitales en Rusia crece un 15 %, hasta 62.700 millones en 2013

El Banco Central de Rusia (BCR) informó hoy de que la fuga de capitales ascendió a unos 62.700 millones de dólares en 2013, frente a los 54.600 millones del año anterior, lo que constituye un aumento del 15 %.

Según el comunicado colgado en la página web del banco emisor, la fuga creció en el cuarto trimestre del año pasado desde 11.600 millones a 16.500 millones.

Pese a esa tendencia negativa que no ha dejado de observarse en Rusia desde los últimos años, el BCR se muestra optimista en sus pronósticos para 2014.

Así, el mayor banco ruso augura una fuga de 20.000 millones para este año, unos 10.000 millones para 2015, mientras para 2016 pronostica un saldo positivo de inversiones equivalente a unos 5.000 millones de dólares.

En 2012, Rusia recibió inversiones extranjeras directas por 18.666 millones de dólares, menos de un tercio de las que captó Brasil, su socio en el grupo de países emergentes BRICS.

Según expertos, la poca diversificación de su economía, la corrupción -señalada por las autoridades como uno de los mayores problemas del país-, la situación política y el estado de las instituciones le restan atractivo a Rusia como destino de inversiones, y no sólo extranjeras.