EEUU y Rusia piden un alto el fuego "limitado" en Siria a la región de Alepo

 Los responsables de Exteriores de Estados Unidos, John Kerry, y Rusia, Sergei Lavrov, pidieron hoy un alto el fuego "limitado" en Siria que afecte a la región de Alepo, previo a la apertura de negociaciones en Ginebra.

El llamamiento, apoyado por el representante de la ONU y de la Liga Árabe para la región Lajdar Brahimi, serviría para crear "una buena atmósfera" para la reunión de Ginebra 2 del 22 de enero, destinada a buscar una "salida política" al conflicto armado.

Junto a este alto el fuego, Lavrov y Kerry pidieron que se avance en el intercambio de prisioneros entre los contendientes y que se permita de forma urgente el acceso a las zonas más afectadas para socorrer a la población civil.

El secretario de Estado de Estados Unidos, el ministro ruso y el enviado de la ONU mantuvieron un encuentro en la Embajada estadounidense en París para preparar la reunión de Ginebra 2, un día después de que Kerry participara en la capital francesa en la cumbre de los once países que apoyan a la oposición siria.

Lavrov, por su parte, tiene previsto reunirse con su homólogo francés, Laurent Fabius, que recibirá posteriormente a Kerry.

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos y Rusia coincidieron en señalar la "urgencia" con la que deben desarrollarse acciones en Siria tendentes a evitar más derramamiento de sangre, por lo que pidieron que no se espere al inicio de las negociaciones en Ginebra para hacer "gestos".

Sin embargo, discreparon en la participación de Irán en la ronda que debe prepararse a partir del próximo día 22 en la localidad suiza de Montreux y desarrollarse dos días más tarde en Ginebra.

Mientras que Lavrov apostó por que Teherán tenga su plaza en las negociaciones como país vecino al mismo nivel de Arabia Saudí, Kerry señaló que Irán debe antes reconocer que la reunión está prevista para implementar el acuerdo alcanzado en la primera cumbre de Ginebra, que se celebró en junio de 2012.

Estados Unidos, al igual que Francia, destaca que en ese primer encuentro se acordó la puesta en marcha de un Gobierno de transición en el país con poderes ejecutivos, lo que supone para ellos la salida del poder de Bachar al Asad.

Teherán, por su parte, cuyo responsable de Exteriores, Javad Zarif, debe viajar próximamente a Damasco, asegura estar "dispuesto" a participar en Ginebra 2 "sin condiciones previas".

Lavrov se mostró menos taxativo en ese punto, consideró que Irán tiene que asistir al encuentro y rechazó su exclusión por cuestiones ideológicas.

El ministro ruso recordó que se mantienen contactos con Teherán sobre su programa nuclear, por lo que también puede intervenir en este asunto.

"Todos los países concernidos deben ser invitados", indicó el ministro ruso.

Tanto Lavrov como Kerry pidieron a la oposición que acuda a la reunión de Ginebra, pero mientras el estadounidense reconoció la presión a la que los moderados están sometidos por la creciente presencia de grupos terroristas en el territorio, el ruso fue menos clemente.

"Presentar a esta oposición como un contrapunto a los extremistas nos parece erróneo", afirmó Lavrov, quien señaló que elementos de la oposición cambian de bando "en función de quien paga más dinero" y habló de la presencia de "yihadistas y de mercenarios" en sus filas.

Brahimi, que recordó que es el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien invita a los participantes a la conferencia de Ginebra 2, se limitó a asegurar que están estudiando el asunto.

Por el momento, Ban ha invitado a Arabia Saudí, principal apoyo regional de la oposición siria, pero no a Irán, que sustenta a Bachar al Asad.