Mujer de exministro ucraniano Yuri Lutsenko denuncia paliza de antidisturbios

Kiev, 11 ene (EFE).- Irina Lutsenko, esposa del exministro de Interior ucraniano Yuri Lutsenko, que pasó más de dos años en prisión condenado por diversos delitos económicos, denunció hoy que su marido recibió la pasada madrugada una paliza de agentes antidisturbios en Kiev.

Al parecer, Lutsenko fue brutalmente golpeado por policías de la unidad especial "Berkut" cuando trataba de mediar en un conflicto entre las fuerzas de seguridad y los opositores frente a un juzgado de la capital ucraniana, escenario de multitudinarias protestas antigubernamentales desde hace un mes y medio.

"Yuri se interpuso entre la gente y los 'Berkut' para poner fin al derramamiento de sangre. Los 'Berkut' empezaron a golpearle en la cabeza. (...) Le rompieron las gafas. Se cayó al suelo y perdió el conocimiento, sólo entonces dejaron de pegarle", denunció Irina Lutsenko, según el diario digital "Ukraínskaya Pravda".

El político opositor -considerado durante su encarcelamiento como preso político por muchos países occidentales- permanece bajo observación en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Kiev, apuntó su esposa en declaraciones al canal de televisión local Hromadske.tv.

La Fiscalía de Kiev ha abierto una investigación penal a raíz de las denuncias de Irina Lutsenko.

El conflicto entre simpatizantes de varios partidos opositores y los antidisturbios empezó frente al juzgado Kievo-Sviatoshinski de la capital ucraniana poco después de que el tribunal condenara a seis años de prisión a tres hombres procesados por intentar en 2011 poner una bomba a la estatua de Lenin de la ciudad de Borispol, a pocos kilómetros de Kiev.

Los opositores, indignados con la sentencia, bloquearon el vehículo con los tres condenados pero fueron dispersados por la policía.

El piquete opositor se desplazó entonces a la comisaría policía del distrito Sviatoshinski, donde activistas del "Euromaídan" -como se conoce el movimiento de protesta desplegado en toda Ucrania para exigir la dimisión del Gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones- bloquearon el paso a cinco autobuses con agentes antidisturbios "Berkut".

Fue entonces, según Irina Lutsenko, cuando su marido trató de interponerse entre las fuerzas de seguridad y los opositores.

Yuri Lutsenko, que siempre había mantenido su inocencia, fue indultado el pasado mes de abril después de pasar casi dos años y medio en prisión por apropiación indebida y abuso de poder.

Su detención en diciembre de 2010 fue calificada de violación de los derechos humanos por el Tribunal de Estrasburgo.

Desde que empezara a finales de noviembre el movimiento de protesta y la acampada indefinida en el centro de Kiev y en algunas de sus administraciones, como el Ayuntamiento capitalino, los opositores han destrozado ya tres estatuas al fundador de la Unión Soviética.

La primera y la más simbólica cayó en pleno centro de Kiev el pasado 8 de diciembre, en medio de una multitudinaria manifestación contra el presidente ucraniano Víctor Yanukóvich que reunió a cientos de miles de opositores, indignados por la negativa del líder ucraniano a firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Varios días después del acto vandálico, condenado por el Gobierno ucraniano, el monumento seguía tirado en el suelo y destrozado a golpe de martillo y algunos fragmentos de esa estatua se pusieron a la venta en varias páginas web ucranianas a unos 6,25 dólares el kilogramo como precio de partida.

Un mes después, cientos de personas siguen acampadas en la Plaza de la Independencia de Kiev, a pocos metros del lugar donde estaba la estatua de Lenin, para exigir la dimisión del Gobierno del primer ministro Nikolái Azárov y la convocatoria de comicios anticipados tanto al Parlamento como a la Presidencia del país.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.