Primer ministro ucraniano califica de "histórico" acuerdo sobre gas con Rusia

El primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, calificó hoy de "histórico" el acuerdo alcanzado ayer entre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el de Ucrania, Víktor Yanukóvich, sobre la rebaja en un tercio de la tarifa del gas que paga su país al monopolio ruso Gazprom.

El primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, calificó hoy de "histórico" el acuerdo alcanzado ayer entre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el de Ucrania, Víktor Yanukóvich, sobre la rebaja en un tercio de la tarifa del gas que paga su país al monopolio ruso Gazprom.

"Ayer tuvo lugar un acontecimiento histórico. Después de 3,5 años de un contrato de gas que desangraba día tras día la economía nacional, el presidente de Ucrania logró poner fin a una traición a los intereses nacionales de la que son responsables los que ahora provocan la inestabilidad en el país", dijo Azárov durante una reunión de su Gobierno.

Las actuales autoridades ucranianas siempre han responsabilizado a la ex primera ministra Yulia Timoshenko, encarcelada líder del principal partido de la oposición, de firmar con Rusia el contrato que dejó el precio del gas en una cantidad desorbitada, próxima en los últimos meses a los 400 dólares por mil metros cúbicos de combustible.

Precisamente por firmar aquel contrato en 2009 cumple una condena de siete años de prisión la líder opositora.

Tras una reunión bilateral celebrada ayer en el Kremlin entre Putin y Yanukóvich, el presidente ruso anunció una rebaja de más de un 30 por ciento del precio del gas que exporta Rusia a Ucrania, que a partir del 1 de enero pagará 268,5 dólares por cada mil metros cúbicos.

"Es algo que abre posibilidades para la industria ucraniana, el sector energético y los servicios comunitarios, y también para restablecer el crecimiento de la economía y destinar los recursos obtenidos a la modernización", subrayó Azárov.

El jefe del Gobierno ucraniano, cuya dimisión exigen desde hace más de dos semanas la oposición y decenas de miles de personas que invaden todos los días el centro de Kiev, se refirió también a la inversión de 15.000 millones de dólares que prometió ayer Putin a Ucrania.

"Los acuerdos alcanzados ayer nos permiten aprobar los presupuestos del desarrollo social del país, algo que era imposible hasta entonces. Ahora puedo afirmar que éste es un momento crucial. (...) Nada amenaza ya la estabilidad económica y financiera de Ucrania", recalcó Azárov.

El primer ministro mandó un mensaje a la oposición que lidera la multitudinaria protesta contra su Gobierno y Yanukóvich por negarse a firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea: "No permitiremos a nadie desestabilizar una situación que tanto esfuerzo ha costado normalizar".

"Me dirijo de nuevo a los líderes de todas las fuerzas políticas que realmente quieren a Ucrania. Hablemos sobre el desarrollo del Estado, sobre cómo proteger nuestra economía de la crisis", insistió Azárov para pedir a sus oponentes que abandonen la protesta en la calle.

Mientras, en la Plaza de la Independencia de Kiev, conocida como "Euromaidán" (maidán es plaza en ucraniano), los líderes de la oposición, tras conocer los acuerdos con Moscú, acusaron a Yanukóvich de "vender Ucrania a Rusia".

Alrededor de diez mil personas concentradas en la plaza recibieron anoche con indignación la noticia del crédito ruso a Kiev.

"Yanukóvich recibió gratis 15.000 millones de dólares y una rebaja sobre el gas valorada en otros 5.000 millones. Queremos saber que prometió a cambio. 20.000 millones no es mucho, es muchísimo dinero", se preguntó desde el escenario de la plaza el líder de la opositora "Batkivshina", Arseni Yatsenuik.

Mucho más duro fue el líder de la ultranacionalista "Svoboda" Oleg Tiagnibok, que acusó al presidente ucraniano de venderles "al aceptar un crédito de 15.000 millones de dólares".