Kiev promete proseguir la vía de la integración europea tras el rescate ruso

El primer ministro de Ucrania, Nikolái Azárov, aseguró hoy que su país seguirá la vía de la integración europea, tras lograr ayer un acuerdo con Rusia para la inversión de 15.000 millones de dólares en la economía ucraniana.

El primer ministro de Ucrania, Nikolái Azárov, aseguró hoy que su país seguirá la vía de la integración europea, tras lograr ayer un acuerdo con Rusia para la inversión de 15.000 millones de dólares en la economía ucraniana.

"El Gobierno continúa su rutinario trabajo hacia la integración europea. Hoy, dará luz verde para la firma de cinco acuerdos con la Unión Europea", dijo Azárov durante una reunión del gabinete de ministros.

Entre otras cosas, los acuerdos contemplan la introducción de reformas institucionales y el aumento del nivel de seguridad energética y nuclear.

Al mismo tiempo, Azárov, quien aseguró esta semana que Ucrania no piensa ingresar en la Unión Aduanera encabezada por Rusia, afirmó que el país habría desembocado en la bancarrota en caso de haber firmado en noviembre el Acuerdo de Asociación con la UE.

"¿Qué le esperaba a Ucrania? La respuesta es evidente: la bancarrota y el colapso social. Ese era el regalo de Navidad que esperaba al pueblo ucraniano. Después de varios días de aplausos habría prevalecido la cruda realidad", dijo.

En ese caso, añadió, Ucrania habría tenido que aceptar las exigencias del Fondo Monetario Internacional de reducir gastos, duplicar las tarifas comunales, dejar de financiar el sector agrícola, congelar salarios, pensiones y programas sociales, e incluso suspenderlos.

Mientras, tras los acuerdos alcanzados con el Kremlin sobre ayuda financiera y abaratamiento del gas ruso, "ahora ya nada amenaza la estabilidad económica y financiera en Ucrania", destacó.

En particular, Azárov estimó en unos 13.000 millones de dólares los ingresos por la producción en serie de los aviones de pasajeros Antónov-124, proyecto que ambos países acordaron ayer reanudar de manera conjunta.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció el martes en el Kremlin tras reunirse con su colega ucraniano, Víktor Yanukóvich, que Rusia comprará por 15.000 millones de dólares bonos del Estado ucraniano para ayudar a la deprimida economía del país vecino.

Además, adelantó que Moscú rebajará el precio del gas en más de un 30 por ciento a Kiev, que pagará a partir de ahora 268,5 dólares por cada mil metros cúbicos de gas, lo que supondrá a Ucrania un ahorro anual de 7.000 millones de dólares.

El Gobierno de Kiev espera que la rebaja del gas y los 15.000 millones de dólares sean una tabla de salvación para la economía ucraniana, que se encuentra al borde de la bancarrota, como indican sus reservas de divisas, en su punto más bajo de los últimos siete años.

Mientras, la presidencia lituana de la Unión Europea advirtió hoy de que el rescate ruso a Ucrania no salvará a la economía ucraniana de la crisis, de no mediar reformas estructurales.

"Si le dan el dinero sólo para tapar agujeros, eso significará posponer el dolor de cabeza, y eso no solucionará nada. Si es como estamos oyendo, sólo será una solución provisional", dijo Linas Linkevicius, el ministro de Exteriores lituano, a la prensa de su país.