La UE suspende los trabajos para el acuerdo de Asociación con Ucrania

El comisario europeo de Ampliación, Stefan Füle, aseguró hoy que los trabajos para avanzar hacia la firma de un acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Ucrania "están suspendidos" y pidió a Kiev un "compromiso claro" antes de continuar los contactos.

El comisario europeo de Ampliación, Stefan Füle, aseguró hoy que los trabajos para avanzar hacia la firma de un acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Ucrania "están suspendidos" y pidió a Kiev un "compromiso claro" antes de continuar los contactos.

"Más discusiones están condicionadas a que haya un claro compromiso para firmar. Los trabajos están suspendidos, no he tenido respuesta" por parte del Gobierno ucraniano, afirmó Füle en un mensaje en la red social Twitter.

Ante la falta de claridad por parte del Gobierno ucraniano, Füle decidió suspender los trabajos que mantenía con el país para tratar de encontrar "caminos" hacia la firma del acuerdo de Asociación y libre comercio con los Veintiocho, explicaron a Efe fuentes comunitarias.

Los trabajos, que dieron comienzo tras la ruptura de las negociaciones oficiales para la firma del acuerdo, se mantendrán parados hasta que Kiev clarifique cuáles son realmente sus aspiraciones, indicaron las fuentes.

El comisario europeo mostró su descontento debido a que "las palabras y los hechos del presidente (Víktor Yanukóvich) y el Gobierno respecto al acuerdo de Asociación están cada vez más separadas" y afirmó que los argumentos de la delegación ucraniana "no están basados en la realidad", en otro mensaje en Twitter.

Füle transmitió esta preocupación al viceprimer ministro ucraniano, Serguéi Arbúzov, durante la visita que llevó a acabo el pasado jueves a Bruselas, tras la que los equipos de la Comisión Europea han mantenido varios contactos telefónicos con Kiev, explicaron las citadas fuentes.

El Gobierno ucraniano ha afirmado que su intención es firmar "pronto" el acuerdo de Asociación, una vez que reciba garantías de que su implementación no dañará a la ya maltrecha economía nacional, pero desde Bruselas se le exige pasos concretos en este sentido.

Cuando el acuerdo parecía ya un hecho, Yanukóvich dio la espalda a la UE y se inclinó por mantener los vínculos económicos con Rusia, con quien va a sellar un pacto para restablecer plenamente las relaciones comerciales.

Esta decisión desató una oleada de protestas en las calles de Ucrania, así como un intercambio de reproches entre Kiev, Moscú y Bruselas.

Precisamente, los ministros de Exteriores de los Veintiocho abordarán mañana la crisis ucraniana y mantendrán un encuentro con el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, en un momento de especial tensión entre las dos partes.