Putin dice que la ralentización de la economía rusa se debe a causas internas

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy que a pesar de la mala coyuntura económica internacional, las principales causas de la brusca ralentización de la economía rusa este año se deben a factores internos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy que a pesar de la mala coyuntura económica internacional, las principales causas de la brusca ralentización de la economía rusa este año se deben a factores internos.

Putin, durante su intervención ante el Parlamento para presentar el informe sobre el estado de la nación, advirtió de que la productividad en Rusia es hasta tres veces inferior a la de los países más avanzados.

"Debemos superar esta brecha", señaló Putin, que apuntó a la educación profesional de calidad, un mercado laboral flexible, las nuevas tecnologías y el clima empresarial como algunos campos en los que se debe trabajar para mejorar la productividad.

El líder del Kremlin propuso revisar la actividad de algunos institutos de investigación y desarrollo para "restablecer el vector estratégico al impulso tecnológico".

Al mismo tiempo, señaló la necesidad de crear un sistema de calificación estadística para valorar la situación tecnológica de los distintos sectores económicos del país "para tener una idea objetiva sobre nuestra competitividad".

EL presidente ruso también se refirió al incumplimiento de sus promesas electorales, que refrendó en forma de decretos al regresar al Kremlin el 7 de mayo de 2012 tras ganar las elecciones presidenciales.

"Qué pasa con estas medidas?. Ya ha pasado un año y medio desde que fueron suscritas. ¿Saben de qué me doy cuenta?. O se cumplen de manera tal que suscitan una reacción negativa en la sociedad, o no se hace nada", se quejó Putin a los miembros del Parlamento y otras autoridades.

La coyuntura económica "no es excusa para plantear la revisión de los objetivos", aseveró el mandatario, que exigió a las autoridades federales y regionales que "busquen soluciones y establezcan con claridad las prioridades presupuestarias" para cumplir las promesas que hizo a los rusos.

Putin realizó durante la campaña electoral en 2012 unas generosas promesas de mejora sustancial del bienestar con fuertes incrementos de salarios y subsidios, que muchos analistas consideraron que amenazaba la estabilidad presupuestaria.

Esas promesas fueron realizadas cuando el Producto Interior Bruto (PIB) había crecido en torno al 4 por ciento, pero ahora el crecimiento de la economía se ha ralentizado y aumentan los rumores sobre una posible recesión a partir de la segunda mitad del año.